DIEZ RAZONES PARA NO QUERER A JAVIER

El deseo de todos es que al “Tri” le vaya bien en esta justa mundialista. Sin embargo, cuando se acumulan tantos errores en el proceso, es difícil pensar en que se entregarán buenas cuentas cuando termine la competencia sudafricana. Sinceramente espero equivocarme, pero por lo pronto, aquí dejo estos 10 errores cometidos por el encargado de llevar al equipo nacional al famoso “quinto partido”.

1.- Tomó el proceso a la mitad – Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, y para ésta etapa Javier volvió a hacer lo mismo que en el 2002, haciéndole  al “bombero” y tomando en sus manos una auténtica papa caliente. La selección que tomó Aguirre venía de un proceso que inició mal con la elección de Hugo Sánchez, y que continuó con la pésima dirección de Eriksson. Difícil componer tan sinuoso camino, y el “Vasco” nunca le ha podido dar un buen nivel a este equipo.

2.- Dejó fuera a elementos importantes – Nadie quiere tener “grillos” en un grupo de trabajo, y eso, en descargo de Aguirre, es entendible. Pero dejar fuera del equipo nacional a elementos de experiencia y calidad, como Pavel, Sinha y Oswaldo, en lugar de asumir el papel de líder y hablar con ellos para unificar objetivos, no luce como la mejor opción. Sacrificar un mejor nivel de tu equipo por una tranquilidad relativa, parece un craso error.

3.-  Nombró a Mario Carrillo como auxiliar – Si bien el “Capello mexicano” es un hombre conocedor, y en su papel de auxiliar ha cumplido cabalmente con su función, Carrillo en esta faceta no se ha alejado de sus “viejas amistades”, y algunos llamados a la Selección dan la impresión de haber tenido que ver con los consejos de ciertos promotores.

4.- La Selección no tiene un estilo – A diferencia de procesos anteriores, la selección actual está más basada en las individualidades y en los logros personales de cada jugador, que en el juego colectivo. Como equipo, este cuadro nacional no juega absolutamente a nada.

5.- México está “jodido” – Todos recordamos las desafortunadas declaraciones del “Vasco” a un periodista español, en las que menospreció la situación en nuestro país. Una buena forma de ensuciar su imagen acá, y de echarse a la gente en contra.

6.- Patadas en el trasero – El “Vasco” recurrió a gente de experiencia previo a la penúltima lista solicitada por FIFA, pero después simple y sencillamente los olvidó. Braulio Luna, Francisco Palencia y Miguel Sabah, son claros ejemplos de ello.

7.- Con la mira puesta en Europa – Podrá decir que no, pero está claro que Aguirre piensa en lo que hará después del Mundial. Su objetivo, después de haber sido despedido del Atlético de Madrid, siempre ha sido volver a dirigir en Europa, particularmente en la Liga Premier inglesa. Cuando estás pensando en otras cosas a futuro, simple y sencillamente te urge terminar tu chamba actual.

8.- Se encaprichó con el “Bofo” – Todos -absolutamente todos- los técnicos son tercos. Y dentro de esa terquedad, los entrenadores se aferran a ciertos elementos que, sólo a los ojos de ellos, marcan diferencia del resto de sus jugadores. Eso ha ocurrido con Adolfo Bautista, un jugador que, si bien tuvo sus momentos promisorios en nuestro balompié, hace mucho tiempo que no brinda un buen futbol. Cuestión de gustos.

9.-  Dejó fuera a Jonathan Dos Santos – El menor de los Dos Santos ni siquiera iba a jugar en el Mundial, eso es casi un hecho. Sin embargo, quitarle a una joven promesa de nuestra selección la oportunidad de foguearse en un ambiente mundialista, para dejar en su lugar a algún otro elemento que no jugará, simplemente no se entiende. Para evitar este error, Aguirre debió haber viajado a Europa con 23 elementos, evitando así el mal trago de tener que “cortar” a alguien allá.

10.- Los experimentos siguen – A escasos días del inicio del Mundial, Aguirre no ha jugado con un cuadro base. Los cambios han sido constantes, mientras que sus rivales de grupo han sostenido juegos de preparación con la mayoría de los elementos que actuarán en Sudáfrica. Seguramente, el “Vasco” tiene en su mente a la oncena que saltará a la cancha el 11 de junio ante el anfitrión. Ahí está bien.

Anuncios

FUTBOLERÍAS

DESEOS PARA EL 2010

Algunos dicen que los propósitos de inicio de año sirven solamente para recordarnos, al final del mismo, todo lo que dejamos de hacer durante 365 días, y que estos simplemente se convierten en ilusiones que rara vez se hacen realidad –generalmente, nos proponemos cosas que sabemos no cumpliremos, como hacer ejercicio, dejar de fumar, comer sano, etc.-. Dentro de ese tenor, quiero imaginarme que en el León, sus directivos, cuerpo técnico y jugadores habrán hecho una lista de buenos propósitos para este año que recién inicia, particularmente para el “Torneo Bicentenario 2010” –pomposo nombre para algo que será lo mismo de siempre-, por lo que, de existir dicho listado, éste más o menos deberá incluir los siguientes deseos:

1.- Que la directiva leonesa aguante todo el torneo al mismo entrenador
2.- Que el director deportivo también sea el mismo al final del campeonato.
3.- Que los dueños del equipo se limiten solamente a poner la lana.
4.- Que Salvador Necochea siga desapareciendo equipos de segunda y tercera división, pero en otros lados.
5.- Que los refuerzos extranjeros ahora si le hagan honor a su apelativo, y vengan a reforzar al equipo -¡Saludos a El Salvador!-.
6.- Que continúe el exitazo de los “fiera-bonos”, los vendan como los vendan.
7.- Que el Veracruz y el Necaxa dejen de ser los consentidos de la Federación.
8.- Que la pantalla electrónica recién instalada tenga un uso práctico –ojo, Departamento de Mercadotecnia-, y no sea solo una simple novedad pasajera.
9.- Que se encuentre una “voz” agradable para el estadio, y dejen de traer “vendedores de naranjas” importados de Torreón, que solo leen alineaciones y organizan “porras leonas” (?).
10.- Y lo más importante: Que se consiga el ascenso.
Como dije antes, este tipo de listas generalmente son objetos ornamentales propios de la primera semana del año, que rara vez se cumplen y que –al igual que las promesas de campaña de los políticos- pronto quedan en el olvido. Esperemos que en está ocasión, todos cumplamos con nuestros propósitos, y que el conjunto esmeralda no sea la excepción.
¿Y usted, ya hizo su lista?

FUTBOLERÍAS

“MENTIRAS VERDADERAS”

Leyendo el periódico de esta mañana, y todavía sacudido por la noticia de la muerte del “Jefe de jefes” –cuando escuché eso, pensé que hablaban de algún directivo futbolero-, me doy cuenta que el “Señor de los Polvitos” ha decidido hacernos el “grandísimo” favor de bajar de nueva cuenta a la superficie terrestre, para dirigirse a los pobres mortales y hacer lo que mejor sabe: Abrir la boca y dejar que de ella salgan todo tipo de incoherencias.
Rápido con la lengua –ojo, me refiero para hablar-, Vergara trata de explicar el porqué de la salida de un elemento “símbolo” de su equipo en los últimos años –Ramoncito Morales-, lavándose las manos mejor que un cirujano antes de la operación, y echándole la culpa de todo a Rafael Lebrija –mi buen Rafa, te admiro por agarrar una chamba con un jefecito así-. El dueño del Guadalajara dice que “las razones -del despido de Morales- las dio Lebrija y están justificadas”, y no sólo eso, para colmo del cinismo, “Omnigeorge” remata diciendo “yo no soy el que decide”. ¡Ahora resulta que el dueño del equipo no decide! ¿Realmente ustedes le creen? Porque la verdad, yo no.
Y ya ni para que ahondar en la sarta de mentiras e incoherencias que Vergara continuó diciendo el día de ayer –en efecto, era Vergara, y no “Juanito” peleando por recuperar su querido Iztapalapa-, mismas que incluían la situación del Saprissa en Costa Rica, los avances y supuestas fallas de su multimencionado estadio, así como sus siempre “brillantes y atinadas” opiniones sobre la Selección.
Todo lo que haga y diga Vergara es, a final de cuentas, irrelevante para un servidor –ultimádamente, su equipo ni me cae bien-. Lo que no tolero es que, sintiéndose dueño de la verdad absoluta, acuse a la prensa de decir “mentiras y tarugadas”, cuando el único y auténtico campeón de esa labor es él.
¿O acaso la prensa ha inventado todo lo que el señor ha declarado en los últimos tiempos? ¿Los periodistas prometieron la inauguración de un estadio cuya construcción está llena de problemas, y que dista mucho de ser terminado? ¿Fue la prensa quien aseguró que el Guadalajara estaría siempre en los primeros planos, y sería un constante contendiente por el título? ¿El gremio periodístico fue el que recomendó a Sven Göran-Eriksson, y el que afirmó que éste “revolucionaria” al futbol mexicano? ¿La prensa mexicana es la que no ha sabido manejar al equipo más importante de Costa Rica, convirtiéndolo en una montaña de problemas legales y sumiéndolo en la mediocridad?
Y así podría seguirle durante un buen rato, pero la lista sería demasiado larga, y mi tiempo es poco.
En definitiva, Don Jorge tiene de dos sopas: Ausentarse y volver a elevarse, y seguir en su plano celestial, lejos de la inmundicia de este mundo, y alejado de la “mentirosa y taruga” prensa, o bien, comprarse un poco de “cinta canela”, y usarla para sellarle –aunque sea un rato- su boquita.
Prometo cooperar con el primer rollo de cinta.