TIROS AL MARCO

EN EL ÚLTIMO – La bravía reacción del León en esta recta final del torneo, de muy poco puede servir si el próximo sábado no se consigue el triunfo ante La Piedad, y además, éste se combina con alguna derrota de los rivales en la tabla. Y si bien es cierto que el conjunto esmeralda ha presentado un cambio radical desde la llegada de Obledo, no hay que perder de vista que ni el primer triunfo como visitante en el torneo ante Pumas Morelos, ni las emociones vividas el sábado pasado ante Tijuana, cambian la mala temporada del equipo verdiblanco; y una eventual clasificación a la liguilla no debe contribuir a echar en saco roto las malas decisiones de la directiva y cuerpo técnico leoneses durante el Apertura. Insisto, aunque la suerte le sonría al León, no se deben olvidar los errores que tienen a éste equipo definiendo su destino en la última fecha del campeonato, y dependiendo de lo que hagan las demás escuadras.
¿MESÍAS? – Podrán decir lo que quieran, pero no se requiere ser un genio para intuir que la presencia de Carlos Ahumada en el Estadio León el sábado pasado, tiene algo de trasfondo. El ex propietario del conjunto leonés – que cuando quiere sabe ser discreto-, se dio vuelo repartiendo autógrafos y tomándose fotos con aficionados leoneses, durante prácticamente todo el partido -¿acaso no podía irse a un palco, lejos de la gente?-. Si Ahumada reapareció buscando algo con el equipo, da la impresión de que éste esperaba una derrota leonesa, para levantarse mediáticamente como un auténtico “mesías” ante la fanaticada que, por lo visto, no lo olvida. Desgraciadamente, y si es que esas eran sus intenciones, el triunfo leonés parece haberle echado para abajo el plan, y tuvo que conformarse con una reaparición menos mesiánica. Y a todo esto ¿Qué habrán pensado los Batarse?
BOCAZAS – El que de plano no cambia -favorito de esta columna- es Jorge Vergara. El “Señor de los Polvitos” parece, más que nunca, preocupado en levantar cortinas de humo para disimular el mayúsculo fracaso de su equipo en esta temporada. Vergara intentó sin éxito durante la semana –y seguramente tratando de anticiparse al fracaso que ahora es realidad-, revivir aquella polémica con el Pachuca sobre cuál es el “equipo de México”. El tema, desgastado e insulso, obviamente no encontró eco, y Vergara ahora tendrá que preocuparse por explicarle a los seguidores de su equipo que pasa con el “cacareado” nuevo estadio del Guadalajara, así como los constantes fracasos del “rebaño”, muchos de estos –coincidentemente- desde la salida de Nestor De la Torre, y la llegada de su señora esposa a la toma de decisiones dentro de la institución rojiblanca.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s