TIROS AL MARCO

OTRO MÁS – Resulta increíble –y a la vez lamentable- que pasen las temporadas, y el León no pueda sacudirse la etiqueta de “levantamuertos”. El sábado, ante un Veracruz que venía solo causando penas en el torneo, vimos a un equipo esmeralda irreconocible, que dejó crecer a placer a un rival –que por cierto, futbolísticamente no es nada del otro mundo-, llevándose al final una humillante goleada del “Luis De la Fuente”. Técnicos desfilan por la banca leonesa, jugadores van y vienen, pero ese estigma –que ya parece maldición- continúa siendo una pesada losa en el ya largo camino de la “Fiera” en la División de ascenso. Esos pequeños detalles, al igual que el pobre desempeño de los Verdes como visitantes, son puntos a corregir, si de verdad se aspira a conseguir algo importante. Las buenas actuaciones sólo en casa no bastan, cuando se persiguen objetivos mayores.

¿EL MEJOR? – Este domingo, toda la prensa deportiva nacional –sí, esa misma que nunca voltea a ver la Liga de Ascenso- hablaba de lo “maravilloso” que es Cuauhtémoc Blanco, y de cómo, herido en su orgullo por las críticas hechas sobre él durante la semana pasada, había despertado ante el León, demostrando con sus dos goles, que sigue siendo el mejor jugador de México. Lo que no mencionaron, es la mala leche del “10” del Tricolor, evidenciada durante el partido ante el cuadro esmeralda. Una artera barrida sobre el “Borita” Alcantar –que ni siquiera fue de cartón amarillo-, codazos sobre los rivales durante todo el encuentro, además de sus burlas y payasadas –por ejemplo, su aplaudida, pero inútil “Cuauhtemiña”, un par de pases de “fantasía” poco efectivos, bajar el balón con el trasero, y bailarle al rival-, evidencian que no es el gran deportista en la cancha que todos piensan. Cuestión de enfoques.

HISTORIA – La semana pasada, tuve la oportunidad de constatar la importancia que ésta directiva del León le da a la historia del equipo. Se ha construido, justo en la entrada del palco presidencial del estadio, una zona especial en donde los trofeos de la escuadra esmeralda –incluidos los de los 5 campeonatos- son exhibidos, en vitrinas dignas y debidamente protegidas. Y es que, aparte de estar prácticamente arrumbados en administraciones anteriores, me contaron que incluso tuvieron que rescatar del empeño dos de esos trofeos –no me pregunten quien los empeñó-. Lo mejor de todo, es que se tiene planeado organizar, en el corto plazo, visitadas guiadas dentro del estadio, para que todos los aficionados tengan la oportunidad de conocerlo –incluidos vestidores y cancha-, y para que también vean de cerca esas copas, que son parte misma de la rica historia del Club León. Ojalá que ese plan se lleve a la práctica.

www.twitter.com/luismiguelgp

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s