TIROS AL MARCO

¡SI SE PUEDE! – Aunque viene lo más difícil, se vale soñar con este León. Después de la muestra de autoridad dada sobre el débil conjunto piedadense, la parte más importante del torneo –y tal vez de los últimos 8 años- se vivirá en los próximos días. No hay nada nuevo bajo el sol y las condiciones están dadas, los Verdes saben cómo juega el Necaxa, y los Rayos saben cómo se desenvuelve el equipo de Salgado. Lo que viene son dos partidos de intensidad plena, y cargados del nervio propio de una final, que por cierto, luce como la más pareja de los últimos años en la “División de Plata”.  La gente en León ha recuperado la ilusión, y olvidando los malos ratos de tiempos recientes, está nuevamente enchufada con su equipo.  El próximo miércoles en el “Victoria” nos espera el primer capítulo de lo que deseamos, sea una novela de cuatro episodios –y no de dos-. Insisto, se vale soñar con éste León.

LUZ Y SOMBRA – Los festejos y los cánticos en el Estadio León durante el partido del sábado de verdad pusieron la “piel de gallina” a quienes ahí estuvimos. Es impresionante ver la comunión entre la afición que se dio cita en el “Tres veces mundialista” y su equipo. La ausencia de banderas –que alguien me explique por qué- fue bien suplida con saltos, pañuelos y playeras que giraban de manera sincronizada.  Seguramente, en la final ante Necaxa del próximo sábado veremos algo igual o más espectacular. Lo que sí resultó exagerado, fueron los festejos de algunos aficionados en las vialidades al final del encuentro, y más si tomamos en cuenta que no se ganó nada. Cada quién es libre de celebrar cuando quiera y como quiera, pero quizá sería mejor idea guardar las celebraciones efusivas hasta que se consiga algo importante. Conste que es consejo, nada más.

PAREJITOS – Necaxa es un equipo por demás peligroso. No en balde es el actual campeón de la División, y junto con León, fueron los mejores conjuntos en los departamentos de goles anotados y recibidos, en la fase regular de este certamen. Además, no habrá que olvidar la dolorosa derrota (1-3) que el cuadro aguascalentense le propinó al León en la jornada siete. Con un esquema 5-3-2, Omar Arellano le ha sabido sacar provecho a esta escuadra durante todo el campeonato, y sus muchachos se entienden casi a la perfección. Y aunque para el partido de ida no contará con Everaldo Barbosa por suspensión, el “Tilón” Chávez es el motor del medio campo rojiblanco. Además, la dupla Sebastián Maz –que ya vacunó al León en una final- y Mauricio Romero –que tal vez ya aprendió a no caerse tanto al piso en partidos importantes- es por demás peligrosa. La desventaja para el cuadro necaxista, es que casi todos los atributos que he señalado –buena dirección técnica, entendimiento entre sus hombres, buen medio campo, dupla goleadora- también los tiene el León. Más parejo, imposible.

Sígueme en twitter @luismiguelgp

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s