TIROS AL MARCO

APLAUSOS – Para la mejor afición de México. El sábado pasado pudimos constatar que la leonesa es, con mucho, la mejor fanaticada del futbol mexicano. La forma en que como se estremeció el Estadio León, la comunión entre el público y su equipo, los gritos de ánimo y aliento durante el encuentro para la escuadra local, y el ejemplar comportamiento al término del partido le dan, sin lugar a dudas, ese título como la mejor. La prensa nacional observó con admiración el impresionante monstruo en que se convirtió el inmueble del López Mateos el sábado pasado, mientras que los jugadores, cuerpo técnico y directiva verdiblancos, conmovidos casi hasta las lágrimas, vieron como sus seguidores los arropaban con aplausos y palabras de apoyo tras la derrota. Quisiera ver cual afición mexicana sería capaz de presentar este comportamiento después de 8 años de fracasos en el infierno. Insisto, todo mi reconocimiento para la gente con corazón esmeralda.

EQUIVOCACIONES – Los errores hicieron presa de la escuadra esmeralda en esta serie final. Y no sólo los errores propios –por ejemplo, la expulsión bien ganada por Figoli en la ida, las fallas de Casartelli frente al arco, o la increíble mano en el área del “Chuleta” en la vuelta-; también hablo de los errores provenientes de afuera. Error al nombrar a un inexperimentado Mario Alonso Villa como central del cotejo de ida. Error en la expulsión de Corona por parte del incompetente Villa, que de alguna forma influyó en el desarrollo del encuentro en Aguascalientes. Error de quien consideró en la Federación que suspender a Maz no era factible, ni la mejor forma de crear un precedente contra los “actores” en el futbol -¡Saludos Cuauhtémoc!-. Y la lista de equivocaciones podría seguir. Lo importante es que, tanto la directiva leonesa como los jugadores que continúen en el próximo torneo, aprendan de estas fallas, para evitar que vuelvan a ocurrir en el futuro.

CHIVOS EXPIATORIOS – Yo no sé ustedes, pero estoy harto de escuchar a las personas que buscan culpables por los fracasos verdiblancos. Desde el ya conocido “No suben porque no les conviene”, pasando por el clásico “Se vendieron”, hasta llegar al tema de moda que es la “mano negra de Televisa”. De igual forma, cuando estaba Grupo Pegaso, los “villanos y vendidos” –según esa misma gente- eran Toño García y compañía. El caso es que siempre se busca a quien echarle la culpa de nuestros males futbolísticos. En esta final, yo lo único que vi fue a un equipo esmeralda incapaz de sobreponerse a una cuchillada arbitral en el primer juego, y a un rival que fue mejor –atacando en el primer partido, y defendiendo en el segundo- en la mayor parte de los 180 minutos de esta serie. Me remito a lo que veo, de lo demás, no tengo argumentos para hablar. Yo invitaría a quienes aseguran que hay arreglos, convenios y acuerdos oscuros, a que -si tienen pruebas- denuncien y no se queden callados antes tales injusticias y sinvergüenzadas. Pero mientras eso pasa, lo único que podemos hacer es hablar de lo que sucedió en el terreno de juego.

Sígueme en Twitter @luismiguelgp

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s