TIROS AL MARCO

BUEN ARRANQUE – Sin dar una exhibición del otro mundo, el León corroboró el sábado pasado que será un equipo totalmente diferente al de la temporada anterior. El desempeño de los pupilos de Salgado fue aceptable, ante unos Correcaminos que -¡se los dije!- comprobaron que no es lo mismo terminar invictos la pretemporada, a afrontar la realidad de la competencia oficial. Y en cuanto a los refuerzos esmeraldas –nacionales y extranjeros-, estos sin estar aún al 100 por ciento en cuanto a conjunción y desempeño personal, dejaron satisfechos a los aficionados que se dieron cita el sábado pasado en el “Tres veces mundialista”. Insisto, y sin el afán de caer en triunfalismos anticipados, da la impresión de que éste cuadro ahora sí caminará.
AL NORTE – Me contaron que el sábado andaba por las oficinas del Club León el salvadoreño Julio Martínez. Todo Indica que el ex jugador leonés vino a que los dirigentes esmeraldas le indicaran cual será su futuro deportivo. Al parecer, el centroamericano ha sido colocado en la MLS, y únicamente falta por ver cuál será su próximo equipo. Martínez sigue perteneciendo al conjunto esmeralda, y una temporada de fogueo en una liga como la estadounidense, pudiera ayudarle a terminar de madurar en lo futbolístico –aunque ya no es un chamaco-. Julio, quien fue el “mejorcito” de los tres cuscatlecos llegados al León el año pasado, podría serle útil al equipo en el mediano plazo.
MEDIAS VERDADES – Estamos todos de acuerdo en que la manera en cómo fue despedido Ramón Morales del Guadalajara fue una auténtica canallada. Y aunque el “Señor de los Polvitos” insiste en echarle la culpa a Lebrija y a Real, me da la impresión de que la salida de Morales no pasa tanto por lo deportivo –tal y como “Omnigeorge” y sus lacayos lo han afirmado-. Vergara se ha caracterizado por deshacerse de los jugadores líderes en el vestidor rojiblanco –Oswaldo, “Bofo”, Palencia-, porque simple y sencillamente, le gusta que se haga lo que él ordena. Desde el punto de vista empresarial, si un elemento organiza “grupitos” dentro de la compañía, es mal visto por los jefes, y eso es motivo de despido. Eso pudo haber sido el caso con “Ramoncito” –eso no lo sé-, y por ende, la razón de su salida del “rebaño”. Vergara pudo haber tenido razón en la causa, pero en la forma, se equivoca rotundamente.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s