Archivo de la categoría:

La derrota del León ante América en 5 puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Teniendo como marco el Estadio Azteca, el León de Ariel Holan finalmente se desmoronó. Y se cayó a pedazos porque es un equipo sin alma, sin liderazgo, en donde da la impresión de que varios de sus elementos hacen -o dejan de hacer- lo que les place en la cancha, a sabiendas de que desde el banquillo no hay una voz a la cual escuchar. Dando una exhibición lamentable, y arrastrando el prestigio, el conjunto esmeralda sucumbió ante un América a medio gas, que no necesitó de pisar el acelerador para quedarse con los tres puntos. Y no requirió de ningún esfuerzo extra, porque el equipo leonés sigue cayendo víctima de sus propios errores. Igual de lamentable que el desempeño de los jugadores, son las declaraciones del técnico al final del encuentro, en donde, alejado de la realidad, se niega a aceptar que este barco ya se le hundió. Así pues, sin dirección técnica y con elementos que ponen en duda su compromiso profesional, los seguidores de La Fiera ven cómo se escapa la oportunidad de colarse a la liguilla, en una temporada que ha sido para el olvido.

2.- El mal momento anímico del León se reflejó desde el arranque del juego en el Azteca, con varios de sus elementos jugando al filo del reglamento, metiendo fuerte la pierna y ganándose amonestaciones de manera merecida. De tal forma, Mena, Rodríguez y Tesillo fueron pintados de amarillo, y parecía cuestión de tiempo para que alguno de ellos viera la tarjeta roja. Y aunque Mena milagrosamente se salvó de la expulsión, Rodríguez y Tesillo no corrieron con la misma suerte. Pero indudablemente, la expulsión de Victor Dávila es la clara muestra del rompimiento que existe hacia el interior del plantel verdiblanco. El chileno, de manera absurda y consumido por el desencanto, insultó al árbitro y fue echado de la cancha, dejando a sus compañeros en una situación comprometida. 

3.- Aprovechando la displicencia verdiblanca, y tras haber contado con fortuna en el gol de Richard Sánchez, América hizo su partido. La escuadra de Fernando Ortiz tuvo en el joven Alejandro Zendejas a su mejor elemento, quien vio coronada su buen actuación con el segundo tanto de la noche. A diferencia de lo que sucede en León, a los de Coapa todo les esta resultando, y sus cinco victorias al hilo avalan lo anterior. Con la ventaja numérica en la cancha y en el marcador, las Águilas se dieron el lujo de darle entrada a elementos como Aquino, Layún, Martín y Dos Santos, que no pasan por un buen momento.

4.- Se está volviendo una costumbre hablar de Rodolfo Cota como el mejor elemento esmeralda, y en el cotejo ante América, el mazatleco volvió a alzarse como figura. Sin el respaldo de una zaga sólida, el cancerbero leonés nuevamente tuvo excelentes apariciones -sobre todo al momento de salir a achicar- que impidieron un daño mayor en el marcador. La desorganización del cuadro bajo leonés ha convertido a Cota en el portero con más intervenciones en el torneo, y en el Azteca está estadística quedó comprobada.

5.- Aunque la labor de Diego Montaño no influyó directamente en el marcador, La Fiera nuevamente padeció de un mal arbitraje. Lento para tomar decisiones, y claramente “cruzado” por sus compañeros del VAR, el colegiado tuvo una gris actuación en el duelo entre Águilas y Esmeraldas, perjudicando parejo a ambos conjuntos.

Twitter @luismiguelgp

El empate del León ante Querétaro en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- No mejora el León, y eso es más que evidente. Venir de ganarle al Mazatlán muy poco indica, cuando en tu cancha tienes un desempeño tan pobre. Luego del empate ante Querétaro este domingo, el conjunto verdiblanco sumó tres partidos sin ganar en casa, pero más allá del resultado, preocupan las formas. La escuadra esmeralda sigue en lo mismo: poca profundidad, escasas llegadas ante el marco rival, constantes centros “a la olla” desde los costados, y deficiencias al momento de defender. El equipo leonés luce desangelado, sin idea futbolística y con poca motivación desde el banquillo. La imagen de Ariel Holan haciendo “changuitos” antes del penal de Mena es tristísima, y habla de un hombre al que se le han acabado los argumentos y que, en medio del desánimo, recurre a invocar a la suerte de la manera más infantil. Cierto es que los números siguen respaldando al argentino, y que la mediocridad del torneo mexicano permite que cualquier escuadra sea campeona, pero jugando así, el panorama no luce muy promisorio para el conjunto verdiblanco.

2.- Partido a partido, Cota sigue siendo el mejor esmeralda en la cancha. Y aunque a todos nos agrada ver que el guardameta leonés esté viviendo un gran momento, el hecho de que Rodolfo sea el elemento más destacado solamente habla del mal trabajo realizado a nivel defensivo. Constantemente, y desde hace varias jornadas, la zaga leonesa batalla con los contragolpes de los rivales, y Querétaro dejó evidencia de lo anterior con el gol anotado por Pablo Barrera. La dupla central integrada por Kagelmacher y Tesillo no termina de entenderse, y en las laterales ni Mosquera ni Villa tuvieron la mejor de sus tardes. A pesar de no ser un equipo ofensivo, Querétaro tuvo las oportunidades más claras del encuentro, y eso es muy preocupante para la causa esmeralda.

3.- Hay elementos leoneses que continúan muy por debajo de su nivel. Ángel Mena y Jean Meneses han dejado de pesar en el ataque verdiblanco, y ante Querétaro produjeron muy poco al frente. Mena tuvo la fortuna de que el penal en favor del León se repitiera, luego de la deficiente ejecución en la primera oportunidad. La dupla ex camotera, integrada por Santiago Ormeño y Omar Fernández ha resultado ser una auténtica decepción, y ninguno de los dos tiene un aporte real en el ataque esmeralda. El conjunto de Holan extrañó en esta ocasión a Victor Dávila, que está convertido en el referente leonés al frente. Y si bien la entrada de Luis Montes hizo que el desempeño de la media cancha mejorara ligeramente en la segunda mitad, el aporte del juarense no fue suficiente para cambiar el accionar colectivo de los Verdes.

4.- El trabajo del silbante Guillermo Pacheco dejó mucho que desear. El sonorense permitió el juego ríspido desde muy temprano en el encuentro, y su desempeño no dejó conforme a ninguno de los dos equipos. Mientras que los queretanos se quejaron por el penal repetido y la expulsión del técnico Cristante, los locales reprocharon la gran cantidad de patadas repartidas por los visitantes, y que no recibieron sanción. A Pacheco le salió lo novato y se le fue el partido de las manos, y los 10 minutos de reposición al final del cotejo parecieron excesivos.

5.- Injustos fueron los abucheos de un sector del público sobre el joven Oscar Villa. El lateral leonés, que al igual que el resto de sus compañeros no tuvo un buen desempeño, tuvo una tarde difícil por la lateral, y mostró poco entendimiento con Omar Fernández en ese sector. Fidel Ambriz, el otro novato, tampoco ofreció la mejor de sus actuaciones, y acusó cansancio luego de su participación con el seleccionado nacional sub 20. Aunque cada aficionado tiene derecho a expresar su opinión, se esperaría que los canteranos fueran arropados por los seguidores leoneses. Esa misma tribuna que en el pasado ha reventado a jugadores como Jaime López o Ulises González, debería saber que los elementos jóvenes poco pueden hacer ante un funcionamiento colectivo tan deficiente.

Twitter @luismiguelgp

El triunfo del León sobre el Necaxa en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- A pesar de estar muy lejos de un rendimiento óptimo, el León ya ligó dos victorias en la liga -cuatro, si tomamos en cuenta los partidos de la Concacaf-, y comienza a mostrar ciertas señales de mejoría. Pero seamos claros: una cosa son los números y otra lo que sucede en la cancha. La Fiera de Holan no juega bien, pero los resultados -al menos por ahora- se le están dando. En Aguascalientes, y yendo de menos a más, el León tuvo 20 minutos de lucidez, y ello le bastó para sacar el resultado ante un irregular Necaxa.

2.- Conforme avanzan los encuentros, nos vamos dando cuenta de lo que pretende Ariel Holan para este equipo. Ante Necaxa quedó claro: la propuesta del argentino es más bien conservadora. Y aunque después de la anotación de Dávila vimos por momentos a un conjunto esmeralda tocador -como en la época de Ambriz-, las intenciones son otras. El León de la actualidad pretende elaborar menos en el medio campo, e intenta ser más vertical. Cuando tiene la ventaja en el marcador, prefiere esperar al rival, al tiempo que busca contragolpear. Así ocurrió ante Chivas -ante quienes por poco no le resulta-, y así sucedió ante Necaxa, en donde tuvo un poco más de control sobre un equipo más limitado.

3.- Lo mejor del partido en Aguascalientes fue la jugada de Jean Meneses que ocasionó el penalti. Cuando se decide a atacar, el “Takeshi” es uno de los jugadores más peligrosos de la liga, y en un par de oportunidades lo demostró en el “Victoria”. En el costado izquierdo, el chileno fue una pesadilla para el joven Domínguez, y un chispazo sirvió para provocar una mano en el área necaxista. No menos importante fue la buena ejecución de Víctor Dávila desde los once pasos. La dupla chilena fue de lo más rescatable del León en el encuentro, a pesar de no mostrar regularidad durante los 90 minutos.

3.- Por primera vez en el torneo, La Fiera no recibió gol, reflejando un buen trabajo de su zaga. Tesillo y Barreiro muestran seguridad en la salida con los toques en corto -tal y como le agrada a Holan- y rapidez cuando son requeridos en jugadas mano a mano. En los costados, Andrés Mosquera tuvo una noche relativamente tranquila, mientras que Osvaldo Rodríguez batalló con los embates de Luis Arcadio. El punto flaco de la defensiva leonesa siguen siendo las jugadas a balón parado, en las que la marcación en el área es deficiente. Cierto es que se tuvo una dosis de suerte ante los necaxistas, pero en general, los zagueros esmeraldas cumplieron, complementados -una vez más- por las oportunas intervenciones de Rodolfo Cota bajo los tres palos.

5.- En términos generales, la media cancha leonesa no brindó un buen encuentro. Luis Montes participó poco, mientras que Omar Fernández no termina de encontrar su lugar con La Fiera. El colombiano toma el balón, intenta desbordar, e incluso cambia de costado, pero parece “chocar” con la presencia de Jean Meneses. En el sector derecho, Fernández termina por desaparecer. Por otro lado, Iván Rodríguez batalla de más al ser el único escudo, mientras que Elías Hernández pasó inédito en la cancha del “Victoria”. Fue tan pobre el desempeño de los mediocampistas leoneses, que Holan terminó cambiandolos a todos. Sin embargo, los ingresos de Colombatto, Martínez, Ramírez y Mena quedaron como meras anécdotas, ya que no ocurrió nada con ellos.

Twitter @luismiguelgp