Archivo de la categoría:

La derrota del León ante Necaxa en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Y ahí vamos de nuevo. Mostrando los mismo defectos de toda la temporada, La Fiera brindó otro primer tiempo desastroso, está vez en tierras aguascalentenses, para adjudicarse su sexta derrota de la campaña. Lo visto ante Atlas fue un espejismo: este equipo no sabe defenderse y genera muy poco en el último sector del campo. De nada sirvieron los buenos deseos de Paiva y el discurso de Luis Montes, todo eso se olvidó de una semana a otra. Terco y con escasa capacidad para aprender de los errores, Renato Paiva insiste en cometer las mismas equivocaciones: se empecina en darle oportunidades a Federico Martínez, juega con una media cancha veterana encabezada por Montes, y ante la ausencia de Bellón, opta por jugar en la zaga con un chamaco que no es defensa, y con un francés que no tiene nivel siquiera para jugar en la Liga de Expansión. Al portugués le está pesando su desconocimiento del futbol mexicano y su poca experiencia dirigiendo en Primera División. Tiene convertido al León en un equipo sin idea, que es un desastre atrás y que vive esperanzado a chispazos individuales -como los de Dávila- para conseguir goles. La era de Paiva se cae a pedazos, y la afición leonesa comienza a desesperarse. Lo benévolo del torneo tal vez le permita a los Verdes colarse al repechaje, pero lo cierto es que con esta irregularidad y mal fútbol, a muy poco se aspira.

2.- Como varios técnicos rivales lo han hecho durante la campaña, Jaime Lozano le ganó la partida al entrenador leonés en el aspecto táctico. Resolvió el partido en los primeros cuarenta y cinco minutos, y se dedicó a sobrellevarlo en la parte complementaria. La media necaxista, con el recio Vicente Poggi y el dinamismo de Garnica y Madrigal, superó a su contraparte leonesa, encabezada por un Luis Montes que termina consumido por el esfuerzo físico, y mal complementada por Elías Hernández y Ángel Mena, quienes gustan de hacer florituras improductivas, pero que pocas veces dan el pase importante en el último tercio del terreno de juego. Sabedores de las carencias defensivas del León, los necaxistas fueron contundentes en la primera mitad, y tanto Milton Giménez como Facundo Batista se despacharon con soberbios goles. Pero las tres anotaciones rojiblancas no solo fueron responsabilidad de la incompetente defensiva esmeralda: estas se originan en el medio campo, ante la apatía de los elementos verdiblancos en ese sector, incapaces de “meter la pierna” para recuperar. Así pues, la media leonesa no solo no produce al frente, debido a su lentitud tampoco colabora con su zaga al momento de ir atrás. Y ahí están los resultados. 

3.- Paiva no es responsable de la ausencia de Paul Bellón por suspensión, pero sí lo es de alinear a Justine Celestine, y de colocar como zaguero al joven Ambriz, cuyo futuro debe estar en la contención. El francés, quien claramente tiene el problema del idioma en un puesto que requiere constante comunicación con sus compañeros, ha mostrado un pobre nivel y ha estado lejos de ser una solución en la central. Y si bien es cierto que Fidel Ambriz no ha quedado a deber en sus actuaciones como defensor, la realidad es que no es un zaguero natural, y el gran misterio es saber por qué Paiva lo prefiere a él por encima de Stiven Barreiro quien, a pesar de su baja de nivel, es un defensivo nato. La tibieza en la marcación de ambos centrales -echándose hacia atrás ante los embates rivales- queda evidenciada en los tres goles necaxistas, complementada por la mala marcación de Rodríguez por el costado. Una pachanga total tiene La Fiera en su cuadro bajo, cortesía del técnico luso.

4.- Lucas Di Yorio, cual “Llanero Solitario”, volvió a lucir aislado, esperando por un buen servicio al área. Y en parte, el argentino lucía solo porque su compañero en el ataque, Federico Martínez, volvió a pasar desapercibido. En otra de sus terquedades, Renato Paiva insiste en apostar por el uruguayo, dejando en la banca a Victor Dávila, y cerrándole la puerta a Alfonso Alvarado. Aunque ante Atlas daba la impresión de despertar, el ataque leonés volvió a mostrar la incapacidad de generar jugadas de peligro, y en el “Victoria”  fue controlado gracias a la buena labor de Alexis Peña y Juan Segovia en la central, y  del uruguayo Agustín Oliveros por el costado izquierdo. 

5.- Los goles de Víctor Dávila al final solo sirvieron para hacer más digno el marcador, y son, hasta cierto puntos engañosos. Y son ilusorios porque durante casi noventa minutos el León fue incapaz de inquietar la meta de Malagón. Las anotaciones del chileno caen gracias a su tenacidad, y ante la complacencia de una confiada zaga necaxista, que ya se veía en el vestidor con el triunfo. Cierto es que los ingresos de Moreno, Dávila y Campbell refrescaron el ataque leonés en la segunda parte, y contribuyeron a que el cuadro esmeralda tomara el control de las acciones ante un Necaxa que esperaba echado atrás, pero la escuadra esmeralda nunca mostró una mejoría importante. El intento de reacción de los Verdes se basó más en los esfuerzos individuales de sus relevos, y nunca por una variante táctica significativa.

Twitter @luismiguelgp 

3 de junio – En un día como hoy

(3 de junio) En un día como hoy pero de 1990, el Club León empata a un gol con el Inter de Tijuana en la vuelta de la final de la Segunda División, derrotándolo con un global de 4-1 y obteniendo el ascenso a Primera División, luego de tres temporadas en el circuito inferior.

El partido tuvo lugar en el estadio del Cerro Colorado (hoy Estadio Chevron), en Tijuana.

La escuadra leonesa estaba integrada en su mayoría por jóvenes jugadores, muchos de ellos oriundos de la ciudad cuerera: Humberto González, Alfredo Murguía, Martín Peña, Jaime López, Benedicto Bravo, y Juan Andrade. También destacaba la presencia de Marco Antonio Fabián, Leonel Ortiz, Carlos Turrubiates y Guadalupe Castañeda. El conjunto leonés era dirigido por Víctor Manuel Vucetich, quien dos años más tarde lo conduciría al campeonato en el Máximo Circuito.

El empate del León ante Toluca en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Finalmente, La Fiera se quedó sin liguilla. Y se queda sin su boleto a la “Fiesta Grande” porque lo que mal empieza, mal acaba. La descomposición que Ariel Holan hizo de este plantel cobró factura, y ahora, tanto jugadores como afición, tendrán que ver los partidos de la liguilla desde su casa. Que no nos engañe el 4-4: la actuación del León ante Toluca fue un tristisimo colofón a una temporada sin pies ni cabeza. Y aunque finalmente despertó la ofensiva verdiblanca, la improductividad del medio campo y el desorden del cuadro bajo hicieron que el último partido de la temporada regular se convirtiera en una barata “feria de goles”. Con muy poco tiempo para trabajar, y con escaso margen de maniobra, la oportunidad para Christian Martínez vino en el peor momento, y el ex cancerbero dificilmente continuará al frente del plantel. Ahora, deberá venir una restructura que permita, en el mediano plazo, el reencuentro del conjunto verdiblanco con el buen fútbol

2.- Con más impetú que orden, el cuadro esmeralda buscó asegurar su pase al repechaje a sabiendas de que se enfrentaba a un equipo desesperado. Por momentos, el León trato de recuperar su estilo en base al buen toque, e intentó hacerse presente en la meta de Luis García. Gracias a ello, Víctor Dávila, Ángel Mena y Jean Meseses finalmente pudieron hacerse presentes en la meta contraria. El primero ubicado como falso delantero, y los otros dos desbordando por los costados, recordaron lo que hacían en la etapa de Nacho Ambriz. La buena noticia es que tanto Dávila como Mena demostraron que, jugando bajo un esquema que les saque provecho, aún tienen mucho por aportar en el ataque leonés. Y en cuanto a Meneses, posiblemente hayamos visto su última anotación como esmeralda, luego de su lamentable exhibición de hace algunos días en redes sociales.

3.- Una delantera no produce si su medio campo no aporta balones. A pesar de contar con Luis Montes y Omar Fernández, la media leonesa continuó con su juego intermitente, limitándose solo a algunas pinceladas durante el encuentro ante los Diablos. Montes está muy lejos de su nivel, tanto físico como futbolístico, y debe pensar en ponerse en forma para el siguiente torneo. Por otro lado, el mal llamado “Patrón” nunca pudo encajar en el sistema de Holan, y el técnico que llegue deberá sacarle provecho a sus características, siempre y cuando el colombiano continúe con los Verdes. En la contención, el joven Fidel Ambriz siempre cumplió, a pesar de asumir la responsabilidad como titular en un momento muy complicado para el plantel. Llama la atención el que Santiago Colombatto haya sido relegado en los últimos encuentros, y que ni siquiera en los últimos minutos ante Toluca haya visto acción.

4.- Sabedores de la multota que deberían pagar (33 millones de pesos) debido al mal trabajo realizado en las últimas temporadas -ojo, León-, los Diablos Rojos buscaron el triunfo a como diera lugar. De manera muy similar a su contraparte leonesa, la delantera escarlata se volcó al ataque con más deseo que orden, y sus delanteros González y Canelo, respaldados en la media por Leo Fernández, se hicieron presentes en el marcador, aprovechando las pifias leonesas. Con la ventaja 3-4, Ambriz y los Choriceros intentaron controlar el encuentro en la segunda mitad, y por poco les resulta. Desafortunadamente para su causa, el gol de Barreiro mandó al traste el buen trabajo realizado en casi toda la parte complementaria, obligando a la institución mexiquense a pagar la exorbitante multa.

5.- La defensiva leonesa fue el punto más flaco de este equipo durante todo el torneo. Irregular, con errores puntuales en cada partido, y con rotaciones inexplicables, la zaga leonesa mostró un nivel deficiente hasta el último partido, y los cuatro goles recibidos ante los escarlatas confirman lo anterior. Sin laterales en buen nivel, y con centrales cometiendo constantes errores, la defensiva verdiblanca fue vapuleada por el desesperado Toluca, aunque el empate ayude a maquillar este hecho. En definitiva, el cuadro bajo leonés es el que más requiere reestructurarse, y seguramente en el próximo torneo ya no veremos a varios de sus elementos.

Twitter @luismiguelgp