TIROS AL MARCO

UNA Y UNA – Luego de ver el partido ante Pumas Morelos de ayer, uno llega a la conclusión de que hay dos noticias para el León, una buena y una mala. La buena noticia es que la otrora “Fiera” finalmente ganó, rompiendo de paso una racha de 8 partidos sin ganar como visitante –no triunfaba fuera de casa desde el 0-2 ante Mexiquense en la jornada 16 del torneo pasado-. La mala noticia es que éste triunfo parece haber llegado muy tarde en el torneo, cuando las cosas ya no dependen totalmente de la escuadra leonesa, y cuando hay un ambiente de desencanto entre la afición. Y que quede claro –sobre todo por si alguien quiere “lanzar las campanas a vuelo”-, ni ésta victoria ni una eventual clasificación cambian en nada la mala temporada y la serie de errores a nivel directivo que tienen colocado al conjunto verdiblanco a media tabla, y lo peor, alejado como pocas veces de su afición.
EL CAMBIO – Aunque es muy pronto para emitir un juicio sobre su trabajo, habrá que agradecerle a Gastón Obledo el haber mandado a su gente a buscar los tres puntos ayer en Cuernavaca. El ex técnico de Hermosillo sabía que el empate prácticamente eliminaba a los verdes, y bajo esa consigna, el equipo esmeralda siempre fue tras la victoria. Así pues, se tiene que reconocer esa hambre de triunfo mostrada por los verdiblancos ayer en el “Centenario” de la capital morelense – actitud no mostrada desde hace muchos encuentros-, eso sí, ante un rival bastante malito. Fue notorio el cambio de actitud de varios jugadores en el terreno de juego, algunos tal vez sabiendo que son sus últimos encuentros con la playera esmeralda -¿Verdad, salvadoreños?-, y aunque se siguen cometiendo errores garrafales a la hora de defender -¡Saludos Ibarra!, en términos generales se mostró un poquito más de orden atrás, ante un equipo universitario que tampoco preocupó mucho.
LO QUE SIGUE – ¿Le alcanzará al León para llegar a la Liguilla? No estoy seguro. El equipo tendrá que salir a “romperse el alma” en los últimos dos partidos del torneo –ambos en casa, por cierto- , y esperar a ver que hacen o dejan de hacer sus rivales en la tabla. Gastón, Benedicto – ¿y también Efraín?- deberán sacar conclusiones importantes de estos dos compromisos, sobre todo pensando en el siguiente campeonato, y si el esfuerzo además les alcanza para meterse a la “Fiesta Grande”, habrá que pensar en que ese es un torneo aparte. Pero como dije antes, “una golondrina no hace verano”, y primero deberemos ver si el León no vuelve a las andadas el próximo fin de semana, ante el Tijuana del “Cabezón” Luna.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s