Juego Peligroso

PRIMER PASO – Le pese a quien le pese –y les guste o no a algunos-, “Tita” –por ahora- ha callado bocas. Con la conquista del superliderato en tierras freseras, el brasileño ha ganado su primer blasón en México como técnico, clasificando a su equipo directo a semifinales. Criticado a lo largo del torneo por su estilo efectivo, pero poco espectacular, el ídolo leonés hace ilusionar a los aficionados esmeraldas con la posibilidad del retorno a Primera. Sabemos que aún no se gana nada, y que todavía faltan muchas cosas por ocurrir en la Liguilla, sin embargo, el trabajo de Milton Queiroz ahí queda para el análisis y el reconocimiento. Me parece que, independientemente de lo que suceda con los Verdes en esta post-temporada, el sudamericano ha asegurado su continuidad en México, con el propio León, o con algún otro equipo.

LO NECESARIO – El sábado en Irapuato quedó demostrado que de poco sirven las medidas localistas, y las advertencias de prohibir la entrada al estadio a una afición rival. A final de cuentas, en las tribunas del “Sergio León Chávez” se pudo ver a muchos seguidores leoneses apoyando a su equipo. Lo que realmente se requiere es educar a las personas que acuden a los estadios, para que incidentes como los que se dieron en el inmueble irapuatense al término del Clásico –entre seguidores de la “Trinca”-, no se vuelvan una costumbre. Solo cuando exista una verdadera cultura y civilidad entre quienes acuden a ver un partido de futbol, se terminarán los burdos intentos de prohibir el paso a los visitantes, y la necesidad de vigilar con policías a las personas en las tribunas, como si se trataran de delincuentes. Se vale soñar.

¿ADIOS AL TIBURÓN? – La situación del Veracruz es por demás penosa. El conjunto rojo no solo ha sido descalificado de este torneo, sino que además, corre el riesgo de ser desafiliado de la Federación. En el Puerto Jarocho se acabaron las épocas de bonanza, en las que el gobierno estatal abría la cartera para apoyar a los escualos. Entre broncas con Mohamed Morales, y las nuevas políticas, la actual administración estatal simple y sencillamente decidió suspender el aporte monetario, dejando al Tiburón a su suerte -con los resultados de todos conocidos-. Ahora, un equipo tan tradicional como el Veracruz corre el riesgo de desaparecer, y todo debido a los malos manejos, y a la intervención de los políticos en el futbol. Sin duda, una mezcla mortal.

Sígueme en Twitter @luismiguelgp

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s