Archivo de la etiqueta: México 68

29 de agosto – En un día como hoy

(29 de agosto) En un día como hoy pero de 1946, nace el ex atleta de pista y campo Bob Beamon (75 años) en South Jamaica, Nueva York.

Beamon ha sido poseedor por casi 50 años del récord olímpico de salto de longitud (8.9 metros), establecido en los Juegos de México en 1968.

De manera general, su marca tuvo una vigencia de 23 años, hasta que fue rota por Mike Powell en el Mundial de Tokyo, en 1991.

20 de octubre – En un día como hoy

(20 de octubre) En un día como hoy pero de 1968, el atleta estadounidense Dick Fosbury, de solo 21 años, establece récord en la prueba de Salto de Altura (2.24 m), en los Juegos Olímpicos celebrados en México.

Sin embargo, y más allá del récord, la hazaña de Fosbury es recordada por el debut internacional de su peculiar estilo -conocido después como “Salto Fosbury”- que cambió la historia de esta prueba.

Fosbury sorprendió al público, rotando el cuerpo justo al inicio del salto, cayendo de espaldas sobre la colchoneta, estilo muy distinto al acostumbrado hasta ese momento, el cual era frontal y con las piernas haciendo un movimiento de tijeras al pasar sobre la barra.

Dick Fosbury inventó este salto cuando cursaba el high school en su natal Óregon, tras darse cuenta de que no era tan bueno realizando el tradicional “salto de tijera”.

Luego de su triunfo en México, el “Salto Fosbury” se volvió popular, y miles de niños y jóvenes comenzaron a hacerlo en sus casas, ocasionando rechazo de padres de familia preocupados por la integridad de sus hijos. El entrenador olímpico Pat Jordan -quien rechazaba esa técnica- incluso afirmó: “Perderemos una generación entera de saltadores de altura porque todos se romperán el cuello”.

Desde 1980, nadie usando otra técnica en esa prueba ha conseguido récords olímpicos y mundiales.

16 de octubre – En un día como hoy

(16 de octubre) En un día como hoy pero de 1968, y después de ganar las medallas de oro y bronce en la prueba de los 200 metros de los Juegos Olímpicos en México, los atletas afroestadounidenses Tommie Smith y John Carlos levantan el puño portando un guante negro mientras se escucha el himno de su país en la ceremonia de premiación.

El “Black Power Salute” fue considerado un gesto de índole político, debido a que ambos atletas se manifestaron de esa forma en favor del movimiento Black Power, que defendía los derechos de los afroamericanos en Estados Unidos.

Como respuesta a su acción, el presidente del Comité Olímpico Internacional, el estadounidense Avery Brundage, ordenó su expulsión de la Villa Olímpica. Años después, Brundage fue acusado de ser uno de los más grandes simpatizantes nazis en Estados Unidos.

El australiano Peter Norman, segundo lugar de la competencia, se solidarizó con sus compañeros de podio portando un parche del Olympic Project for Human Rights (OPHR), una organización que combatía la segregación racial en el deporte. Norman también fue duramente criticado al regresar a su país.

Soportando amenazas e insultos durante años tras su regreso a su país, la manifestación de Smith y Carlos fue reconocida y aplaudida con el paso del tiempo, recibiendo su real valor histórico.