Archivo de la etiqueta: Roberto Durán

16 de junio – En un día como hoy

(16 de junio) En un día como hoy pero de 1951, nace en Ciudad de Panamá el ex boxeador Roberto “Manos de Piedra” Durán (69 años), campeón del mundo en cuatro categorías diferentes.

Durán era un excelente fajador sobre el ring y dominaba el combate en corto. Tenía un devastador poder de puños, mismo que dio lugar a su apodo. El panameño fue monarca en las categorías ligero, welter, súper welter y medio.

Se enfrentó a los mejores boxeadores de su época (Hearns, Hagler, Cuevas, Camacho), pero su rivalidad con Sugar Ray Leonard es la más recordada. Combatió al estadounidense en tres ocasiones, ganando una y perdiendo dos.

La carrera profesional de “Manos de Piedra” abarcó de 1968 a 2001, teniendo una marca de 103 triunfos, 70 nocauts, y 16 derrotas. En el 2002, fue nombrado el octavo mejor peleador de la historia por la Revista Ring

20 de junio – En un día como hoy

(20 de junio) En un día como hoy pero de 1980, Roberto “Manos de Piedra” Durán gana el título mundial de peso welter, al derrotar por decisión unánime a Sugar Ray Leonard, en la primera de tres batallas que sostuvieron a lo largo de sus carreras.

El combate tuvo lugar en el Olympic Stadium de Montreal, Canada.

Antes de la pelea, Durán, quien tenía fama de tratar de intimidar a sus oponentes, insultó en varias ocasiones al campeón Leonard, intentando “calentar” la contienda.

Leonard cayó en el juego del panameño, y en los primeros rounds del combate lanzó sus mejores golpes. Durán logró lastimar al campeón en el segundo asalto, y la pelea se inclinó hacia el lado del panameño. Gracias a su buena condición física, Leonard soportó los embates de Durán durante todo el combate, pero la superioridad del centroamericano fue evidente.

Durán se convirtió en el segundo campeón ligero en conquistar el título de la categoría welter.

Ambos se volverían a enfrentar cinco meses después en Nueva Orleans, con una historia totalmente distinta: Leonard recuperó su cetro, y un humillado Durán abandonó la contienda con la famosa frase “no más”.