Archivo de la categoría: Columna “No Todo es Futbol”

NO TODO ES FÚTBOL (01/12/20)

Por Luis Miguel Guerrero

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES – Regresó Mike Tyson a los cuadriláteros, y si alguien esperaba ver algo parecido al “Iron Mike” de la década de los noventa, se llevó una gran decepción. Está claro que 54 años de edad pesan a la hora de subirse al ring -incluso para una pelea de exhibición- y el resultado fue más que evidente: una sesión de sparring entre dos veteranos, con escaso espectáculo y con un Jon Jones Jr. que se la pasó recurriendo al abrazo, mientras que Tyson, aunque quería, simplemente ya no podía soltar los golpes como antaño. Para colmo, la declaración de Mike afirmando que fumó marihuana antes del combate, confirma la poca seriedad de una pelea de este tipo. Y aunque esto debería de quedar como un experimento en tiempos de COVID-19 para reavivar la nostalgia por ver glorias pasadas, estas funciones podrían continuar celebrándose, pues ya se se habla de un combate entre el propio Tyson y Evander Holyfied. Vamos a ver si al final esto se da.

AMENAZA VIRUS A LA NFL – La segunda posposición del encuentro entre los Cuervos de Baltimore y los Acereros de Pittsburgh debido a los casos de coronavirus en los primeros, aprieta el calendario de la liga en la recta final de la campaña.

La amenaza de la pandemia sigue complicándole la existencia a varios equipos, y el riesgo de que esta pudiera causar estragos en más conjuntos, continúa latente. Queda demostrado que en estos tiempos, llevar un control total sobre los miembros de una institución es prácticamente imposible, y son los desafíos al jugar fuera de una “burbuja”, la cual era impensable para la NFL debido a los altos costos. Sin embargo, esta situación deberá poner en alerta a la NBA, que en diciembre iniciará una nueva temporada, ya alejada del aislamiento que vivió en Orlando. Los dirigentes del Básquetbol tendrán que tener en cuenta estas complicaciones vividas por sus colegas del Fútbol Americano, y aprender de ellas para evitar, en la medida de lo posible, que se repitan en su propia campaña.

Twitter @luismiguelgp

NO TODO ES FÚTBOL 01/11/20

Por Luis Miguel Guerrero

EL CAMPEONATO DE LOS DODGERS – Tuvieron que pasar 32 años y 8 días para que los Dodgers de Los Ángeles volvieran a ganar una Serie Mundial. El miércoles pasado, finalmente fuimos testigos de cómo esta tradicional franquicia venció a los Rays de Tampa, para conquistar el séptimo titulo de su historia.

Desde aquel tercer strike que Orel Hershiser le recetó a Tony Phillips para que los Esquivadores ganaran el Clásico de Otoño de 1988, transcurrieron exactamente 11,696 días, lapso en el que cayó la “Cortina de Hierro”, surgieron 33 nuevos países en el mundo, y hemos padecido 6 epidemias globales.

Pero no solo fue la excesiva cantidad de tiempo: en este periodo, las diversas directivas angelinas gastaron más de 3,900 millones de dólares, mismos que sirvieron solo para acumular fracasos.

De tal forma, en estas más de tres décadas vimos como la pésima planeación de los propietarios de la novena californiana terminó tirando el dinero con contrataciones como Darryl Strawberry, Delino DeShields, Manny Ramírez, Brian Wilson, y Yu Darvish, por mencionar solo a algunos.

Y si bien es cierto que durante este lapso también vimos desfilar por las filas angelinas a grandes peloteros como Erick Karros, Mike Piazza, Raúl Mondesi, Hideo Nomo, y Matt Kemp, estos no pudieron contribuir -a pesar de su calidad- a que los Esquivadores recuperaran su grandeza.

Pero en este 2020 finalmente las cosas cambiaron. A pesar de las críticas para el manager Dave Roberts, los propietarios, encabezados por Mark Walter y Magic Johnson, y los ejecutivos Stan Kasten y Andrew Friedman, decidieron darle continuidad a un proyecto que sumaba dos fracasos en la máxima instancia. Y finalmente -como dice la frase-, la tercera fue la vencida.

A pesar de su irregular bullpen, la buena conformación del equipo a la ofensiva, redondeada con la llegada de la estrella Mookie Betts, fue suficiente para que los Dodgers se convirtieran en la mejor escuadra de la campaña regular, y alcanzó para que, a pesar de haber estado contra la pared ante Atlanta en la Serie de Campeonato, pudieran conseguir ante los Rays el anhelado objetivo.

¿Podrán estos Dodgers mantenerse en los primeros planos en las temporadas venideras? Eso está por verse. Por lo pronto, queda demostrado que -aunque pasen 32 años- el dinero sí puede comprar campeonatos.

Twitter @luismiguelgp