10 cosas que debes saber sobre el Atlas-León

Por Luis Miguel Guerrero

1.- El equipo del Atlas fue fundado el 15 de agosto de 1916, por lo que es 28 años y 5 días más antiguo que el León, fundado oficialmente el 20 de agosto de 1944.

2.- Aunque la versión no es oficial, algunos historiadores afirman que los colores verde y blanco del uniforme leonés se escogieron porque eran usados por la selección de GuanajuatoLos colores rojo y negro del uniforme atlista se deben a San Lorenzo, patrono del Colegio Ampleforth, donde fue fundado el equipo.

3.- A lo largo de su historia, el León ha recibido diferentes apodos: “Lechugueros”, “Panzas Verdes”, “Cuereros”, “Esmeraldas”, “Verdiblancos”, siendo “La Fiera” el más aceptado por su afición. Por su parte, el Atlas ha sido bautizado como “El Conjunto del Paradero”, “La Academia”, “Margaritas”, “Rojinegros”, y “Zorros”.

4.- Ambos conjuntos se enfrentaron por primera vez en Liga el 17 de diciembre de 1944. Rojinegros y esmeraldas empataron a un gol en Guadalajara, con tantos de Zavala y Alfonso Montemayor.

5.- La primera victoria de Atlas sobre el León en torneo de Liga se dio el 15 de abril de 1945. Con goles de Rodrigo Solano (60′, 78′) y Fidencio Casillas (85′), los de la Academia se llevaron la victoria 2-3 sobre los leoneses, que tuvieron en Alfredo Costa (26′) y Rodrigo Cervantes (55′) a sus anotadores.

6.- El primer triunfo liguero del León sobre el conjunto atlista ocurrió el 24 de febrero de 1946. Los verdes golearon 4-0 a los tapatíos en el Estadio “Enrique Fernández Martínez”, con anotaciones de Ángel Fernández (27′), Leopoldo Proal (58′, 70′), y Rodolfo Moncada (82′).

7.- El único título atlista se remonta a la temporada 50-51, cuando terminó como primer lugar de la clasificación con 30 puntos, uno más que el Atlante. En ese torneo, León finalizó en cuarto lugar, con 26 unidades.

8.- Adalberto “Dumbo” López, Miguel Miranda, Rafael Albretch, Héctor Brambila, Jaime Rodríguez, Joao Vanderlei, Damián Álvarez Arcos, Gustavo Dezotti, Jorge Almirón, Ailton Da Silva, Eduardo Arancibia, Rodrigo Valenzuela, Diego Perrone, Danilo Vergne, Éisner Loboa, Rafael Márquez, Franco Arizala, Darío Burbano, Andrés Andrade y Aldo Rocha, son algunos de los jugadores destacados que han vestido ambas casacas.

9.- José María Casullo, Arpad Fekete, Carlos Reinoso, Efráin Flores, Gustavo Matosas, y José Guadalupe Cruz son algunos de los técnicos que han dirigido a ambas instituciones.

10.- Atlas ha sufrido tres descensos en su historia (53-54, 70-71, 77-78). Por su parte el León ha descendido en dos ocasiones (86-87, Verano 2002).

Twitter @luismiguelgp

El triunfo del León ante Atlas en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Una final no puede ser jugada de otra manera, y tanto León como Atlas respondieron a las expectativas. Los dos conjuntos nos brindaron una ida intensa, que si bien no fue espectacular, sí fue bien jugada. La disciplina táctica de los tapatíos, y la vocación ofensiva de los Verdes para venir de atrás en el marcador dos veces, fueron la combinación justa para brindar un espectáculo que no defraudó -para pesar de los detractores de esta final-. Y aunque la escuadra rojinegra “despertó” anotando en este encuentro la misma cantidad de goles que había conseguido en toda la liguilla, la reacción esmeralda también es digna de reconocer, ya que pudo hacer lo que ni Monterrey ni Pumas pudieron: anotarle más de dos goles a la ordenada zaga jalisciense.

2.- Apegado al “librito” y mostrando el orden de todo el torneo, Atlas le complicó el arranque de partido a La Fiera, copando el medio campo, y presionando al rival en cuanto este cruzaba la linea divisoria. Nervo, Santamaría y Angulo han conformado una zaga capaz de neutralizar a las mejores delanteras -pregúntenle al Monterrey-, mientras que Aldo Rocha -convertido en líder de los Zorros- comanda un medio campo bien complementado por los jovencitos Torres y Márquez. Ese orden táctico implementado por Diego Cocca, hizó que los del Paradero le dificultaran el trámite del partido a los locales, y que les permitiera dos veces irse arriba en el marcador. Adelante, Julio Furch y Julián Quiñones pueden no aparecer en muchos lapsos del cotejo, pero demostraron -en especial Furch con su golazo para el 1-2- que son un par de atacantes de respeto. Este el Atlas de la final, y seguramente cambiará poco en el juego de vuelta.

3.- Ariel Holan supo sacar provecho de la desventura, y al hacer ingresar a Ramiro González por el lesionado Andrés Mosquera, hizo que su equipo tomara seguridad en su cuadro bajo. Ramiro brindo un gran partido, y colaboró para neutralizar a Furch. De paso, el técnico argentino acertó al no experimentar, optando por reacomodar a Tesillo en la lateral. El ingreso del “Chapo” Montes fue también determinante en el resultado final. Aún sin estar en su mejor nivel, a diferencia de lo poco que mostró en la serie contra Tigres, el juarense sacó a relucir toda su experiencia al darle pausa y tranquilidad al medio campo para orquestar el ataque, justo en el momento que más se requería, con el marcador en contra. Holan intentó hacer algo más con Gigliotti, pero las circunstancias del partido no fueron las propicias para que el “Puma” destacara.

4.- Ángel Mena sigue enchufado haciendo goles al por mayor, y mientras el ecuatoriano se haga presente ante el marco rival, la ausencia de un delantero fijo en el ataque leonés pasa a segundo plano. Si bien es cierto que el “Ángel del Gol” tuvo pocas oportunidades para desbordar por derecha ante los rojinegros, su oportunismo en la segunda anotación leonesa, y su tranquilidad en el cobro del penalti para el triunfo, fueron determinantes. Un buen desempeño de Mena el próximo domingo en la cancha del “Jalisco”, acercará en buena medida a los Verdes al noveno título.

5.- Luis Enrique Santander, cargando con la presión de la opinión pública por las recientes pifias arbitrales en la liguilla, tuvo un desempeño aceptable. Criticado por los “opinólogos” de la prensa nacional que en redes sociales manifiestan su apoyo descarado al Atlas, Santander marcó correctamente el jalón de Aldo Rocha sobre Dávila en el área. Al también llamado “Tribilín” no se le puede achacar el supuesto “mal saque” que originó la primera anotación atlista, ya que este señalamiento le correspondía al abanderado Jorge Antonio Sánchez. En tiempos de crisis arbitral, una actuación más o menos buena en una final, ya es ganancia.

Twitter @luismiguelgp

El triunfo del León sobre Tigres en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Pocas series de liguilla en la historia reciente del León han sido tan complicadas como esta ante Tigres. Tenso, cerrado y con los nervios a flor de piel, el duelo de vuelta resultó tal y como esperábamos. Los norteños, confiados en que sellarían su pase a la final en el inmueble leonés, hicieron el partido que la lógica indicaba. Miguel Herrera, poniendo cinco hombres atrás, trató de jugar con la desesperación leonesa, y gracias a Nahuel Guzmán estuvo a punto de salirse con la suya. Sin embargo, el conjunto verdiblanco tuvo el mérito de luchar hasta el final. Sobreponiéndose a la cerrazón universitaria y al nefasto arbitraje del central Ramos Palazuelos, la escuadra leonesa tuvo la suficiente capacidad para imponerse a un rival tan incómodo. El error de Miguel Herrera fue haber renunciado temprano al ataque y dedicarse a defender el empate. La presión leonesa terminó por imponerse y La Fiera obtuvo el justo premio, que es el pase a la final.

2.- Ariel Holan debe tener el reconocimiento que le corresponde por la victoria de su equipo. El técnico argentino decidió incluir en el once inicial a David Ramírez y a Jean Meneses, quienes indudablemente marcaron diferencia en la segunda mitad del partido de ida. Y la decisión le funcionó. El “Avión” -quien parece poco a poco recuperar su nivel- le dio otra dinámica al medio campo leonés, mientras que Meneses ha vuelto a ser el hombre incisivo por el costado izquierdo, que pelea todos los balones. Y a diferencia del encuentro de ida, la media leonesa -en especial la dupla Colombatto-Rodríguez- se impuso a su contraparte universitaria. Ni Carioca ni Vigón pudieron tomar el control de la mitad del campo, y eso facilitó las cosas para los locales. Los ingresos de Montes y Navarro también fueron acertados, ya que -a pesar de que aún no están a su nivel- ambos aportaron experiencia y tranquilidad en los últimos minutos. 

3.- Intermitente en muchos periodos del torneo, Ángel Mena ha vuelto a pesar y se está convirtiendo en la figura del León en la fase de liguilla. El ecuatoriano es nuevamente el hombre importante del ataque leonés, y además de sus oportunas anotaciones, sus desbordes por el costado derecho son productivos. Y precisamente por ese sector, Mena mantuvo ocupados tanto a Aquino como a Sánchez Purata. Con sus cuatro goles en liguilla -anotando dobletes en las vueltas ante Puebla y Tigres- , el “Ángel del Gol” está dando la cara por la delantera leonesa, criticada por su improductividad durante buena parte de la campaña regular. 

4.- Dejando atrás el par de descuidos que permitieron la voltereta en la ida, la defensiva leonesa se aplicó y brindó una buena actuación, controlando los escasos embates de la explosiva delantera norteña. Tesillo está convertido en el líder de la zaga esmeralda, mientras que Barreiro se vio más concentrado que en el partido del miércoles pasado. Toda la defensiva leonesa tuvo la concentración para sobreponerse al error que permitió el gol de Reyes -en especial Oswaldo Rodríguez, quien habilitó al defensa visitante-, y le dejaron pocas opciones a Gignac y a López. Cierto es que se vuelve a contar con una buena dosis de suerte en un par de llegadas de la visita, pero la suerte también juega. Debe destacarse la buena actuación de Andrés Mosquera, quien está convertido en un lateral solvente por derecha. El número “4” controló bien los intentos al frente de Aquino y Quiñones. Y aunque no es poseedor de un toque tan fino (en especial frente al marco rival), la labor del colombiano al momento de sumarse al frente también es digna de aplausos.

5.- Al igual que en varios partidos de la fase final, el León se volvió a topar con un arbitraje deficiente. César Ramos Palazuelos permitió de inicio el juego ríspido, y poco a poco el encuentro se le fue de las manos. Protagónico y poco equitativo, el central no parecía medir con la misma vara las faltas de uno y otro equipo, y daba la impresión de ser más estricto con las cometidas por los Verdes. Por si fuera poco, Ramos Palazuelos permitió los constantes reclamos de los jugadores tigres -en especial del francés Gignac-, y en cambio, mostró a una rápida tarjeta amarilla a por la misma razón a Santiago Colombatto.

Twitter @luismiguelgp