NO TODO ES FÚTBOL (17/01/21)

Por Luis Miguel Guerrero

¿BOMBA DE TIEMPO? – El aumento de casos de COVID-19 entre los jugadores de la NBA, y la cantidad de partidos pospuestos en la última semana, han encendido las luces de alerta en la liga.

Llama la atención que los directivos del circuito afirmen tener todo bajo control, aún cuando la pandemia está en franco avance hacia el interior de los conjuntos. Apenas el domingo pasado, el vocero de la liga, Mike Bass, afirmó que “no hay planes de pausar la temporada, y continuaremos bajo la guía de nuestros expertos médicos y de los protocolos de salud y prevención”.

Sin embargo, y hasta este viernes, la mitad de los equipos tenían al menos un jugador siguiendo los protocolos de sanidad. Trece partidos han sido pospuestos desde que arrancó la temporada, pero doce se dieron desde el domingo anterior. Así de delicada es la situación.

El problema para esta competencia es que, a diferencia de Grandes Ligas y NFL, los rosters son cortos y no hay oportunidad de compensar ausencias, como ocurre en el béisbol y en el fútbol americano. Además, el impacto de perder a uno o dos jugadores en un equipo de básquetbol -en especial si alguno es una estrella-, no se compara a perder uno o dos elementos en un cuadro de los deportes antes señalados.

¿Podría la NBA volver a la burbuja de Orlando? Es poco probable, no solo porque esta le costó a la liga $180 millones de dólares solo por celebrar en Disney la parte final del torneo anterior, sino también porque será muy difícil que los jugadores acepten aislarse por segunda vez, y por un periodo de tiempo más prolongado que la ocasión anterior. 

De continuar la tendencia actual, la solución más viable -antes de pensar en una suspensión del torneo- sería reducir el número de juegos en el calendario (tal vez a 50, en lugar de los 72 programados).

Es irónico que en una liga que apenas hace unos meses presumía eficiencia en medio de la pandemia, las cosas estén a punto de salirse de control. Así son los tiempos del COVID.

Twitter @luismiguelgp

Sponsored Post Learn from the experts: Create a successful blog with our brand new courseThe WordPress.com Blog

WordPress.com is excited to announce our newest offering: a course just for beginning bloggers where you’ll learn everything you need to know about blogging from the most trusted experts in the industry. We have helped millions of blogs get up and running, we know what works, and we want you to to know everything we know. This course provides all the fundamental skills and inspiration you need to get your blog started, an interactive community forum, and content updated annually.

¿Por qué se llaman Baltimore Ravens?

Por Luis Miguel Guerrero

Los Baltimore Ravens aparecieron en la National Football League (NFL) en 1996, luego de que el dueño de los Browns de Cleveland, Art  Modell, decidiera mudar su franquicia a la autonombrada “Ciudad más Grandiosa de América”.

Baltimore, lugar con una gran tradición en el Fútbol Americano, no había tenido equipo de la NFL desde 1983, cuando los Colts cambiaron su sede a Indianápolis.

A pesar de no ser una franquicia nueva, y tras obligar a Modell a dejar los récords y números de los Browns en Cleveland para ser retomados en algún momento, el equipo de Baltimore fue considerado de expansión en algunos aspectos deportivos y administrativos.

El nombre “Ravens” (“Cuervos”) está inspirado en el poema “The Raven” (“El Cuervo”) del autor Edgar Allan Poe, originario de Baltimore. El apelativo fue escogido en un concurso entre aficionados, y recibió un total de 33,288 votos.

Sin embargo , un equipo de Básquetbol en silla de ruedas de la década de los setentas, fue el primero en utilizar el nombre “Baltimore Ravens”. Los derechos de este fueron vendidos al equipo de la NFL tras su arribo a Baltimore. Como resultado de esto, el equipo de Básquetbol cambió su nombre a “Maryland Ravens”.

Desde su aparición oficial en 1996, los Ravens ha sido una de las más exitosas en la NFL, calificando postemporada en trece ocasiones a partir del 2000, y conquistando dos títulos de Súper Bowl (XXXV y XLVII).

Twitter @luismiguelgp