Archivo de la etiqueta: Cincinnati Reds

Cinco equipos profesionales en EEUU que cambiaron de nombre

Por Luis Miguel Guerrero

Aunque el cambio de nombre de franquicia (sin cambiar de sede) ha sido más o menos común en ligas colegiales y profesionales menores de Estados Unidos, este no se presenta de manera regular en las ligas más importantes de ese país.

Con la controversia por lo “políticamente correcto” a flor de piel, y tras el anuncio de que los Indios de Cleveland de Grandes Ligas cambiarán de nombre a corto plazo, aquí recordamos a cinco equipos profesionales que han cambiado de nombre, sin moverse de su sede.

ASTROS DE HOUSTON

La franquicia fue fundada en 1962 como equipo de expansión de la Liga Nacional de la MLB eligiendo el nombre “Houston Colt .45s” en honor al legendario revolver ligado al Viejo Oeste.

Pero con la llegada de la National Aeronautics and Space Administration (NASA) a esa ciudad texana, y la apertura del “moderno” estadio techado -llamado posteriormente Astrodome-, los propietarios del equipo decidieron rebautizarlo como “Astros” en 1965, siguiendo con la tendencia futurista-espacial de esa urbe.

ROJOS DE CINCINNATI

Creados como “Calcetas Rojas” en 1882, este equipo adopto su tradicional nombre de “Rojos” en 1890, justo en su regreso a la Liga Nacional. Sin embargo, la franquicia cambio su nombre a “Redlegs” (Piernas Rojas) en 1953 para evitar ser relacionada con el Comunismo.

En plena “Guerra Fría”, el Senador Joseph McCarthy antes se había expresado contra todas aquellas cosas que implicaran una conexión con la Unión Soviética, por lo que los dirigentes de los Rojos cambiaron el nombre para evitar problemas. Finalmente, la franquicia volvió a llamarse “Rojos” en 1959.

WIZARDS DE WASHINGTON

El conjunto de básquetbol de la capital de la Nación Americana nació en 1961 con el nombre de “Chicago Packers”. Dos años después se mudó a Baltimore en donde adoptó el apelativo de “Bullets” (Balas). La franquicia cambió nuevamente de sede en 1973, cuando comenzó a jugar en los suburbios de Washington, llamándose “Washington Bullets” desde 1974.

No obstante, en 1995 se decidió cambiar el nombre por el de “Wizards” (Hechiceros) debido a que “Balas” se relacionaba con los altos niveles de violencia y delincuencia que en ese momento tenía esa ciudad.

PATOS DE ANAHEIM

Bautizado como “Anaheim Mighty Ducks” (Poderosos Patos de Anaheim) tras su aparición como franquicia de expansión de la National Hockey League en 1993, el equipo de la Compañía Disney fue un éxito de mercadotecnia al estar relacionado con la película del mismo nombre.

Al ser vendido doce años después, los nuevos propietarios optaron por dejar su nombre solo en “Ducks” (Patos).

WASHINGTON FOOTBALL TEAM

Con sede en Boston, este equipo de la National Football League originalmente fue bautizado como “Boston Braves” (Bravos de Boston) en 1932. Dos años después, el conjunto fue renombrado “Boston Redskins” (Pieles Rojas de Boston) y para redondear el cambio, el dueño George Preston Marshall contrató como entrenador a William “Lone Star” Dietz, quien afirmaba ser de origen Sioux.

El equipo cambió su sede a Washington en 1937, en donde con el nombre de “Washington Redskins” jugó hasta 2019. Desde el 2020, y debido a presiones de grupos de activistas sociales y de patrocinadores, la franquicia cambió al nombre temporal de “Washington Football Club”, desapareciendo también su característico logo con el perfil de un nativo americano y unas plumas.

Twitter @luismiguelgp

24 de mayo – En un día como hoy

(24 de mayo) En un día como hoy pero de 1935, los Rojos de Cincinnati derrotan 2-1 a los Phillies de Philadelphia, en el primer juego nocturno en la historia de Grandes Ligas, celebrado en el Crosley Field de Cincinnati.

Más de 25 mil aficionados asistieron al evento, que tuvo al Presidente Roosevelt encendiendo simbólicamente las luces desde Washington, D.C.

Para remarcar su capacidad para jugar en la noche, los Rojos sostuvieron esa temporada un partido nocturno contra cada uno de sus rivales en la Liga Nacional (ocho partidos en total), y a pesar de su récord perdedor, la asistencia aumentó un 117 por ciento.