La derrota del León ante Chivas en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- En la jornada inaugural ante Tigres, la mala actuación esmeralda tuvo como justificación el poco tiempo para trabajar y los cambios en la alineación. Pero contra Chivas, ante quienes se jugó con lo mejor que se tiene, simplemente no hay forma de justificar el pobre desempeño de los Verdes. La ironía de la derrota leonesa es que al Guadalajara, sin hacer presión alta constante como otros visitantes, simplemente le bastó jugar con orden atrás, aprovechando los espacios de la defensiva esmeralda. No se requirió más para herir a La Fiera.

2.- La media cancha leonesa no termina de funcionar, y lo de San Luis fue un espejismo de cuarenta y cinco minutos. Demasiados toques laterales e improductivos, tratando de atraer a un rival que nunca se tragó el anzuelo. Mena está pasando de noche y Meneses es intermitente. Toda la responsabilidad recae en un “Chapo” Montes que termina desesperado ante la falta de asociación con sus compañeros de zona. El “Chapito”, molido a patadas en la primera mitad, se siente desprotegido por Iván Rodríguez, que está lejos del nivel mostrado en aquel Clausura 2019. Clara muestra es la tibieza enseñada ante el disparo de Sánchez en el primer gol tapatío. Es como si al canterano leonés le hubiera hecho daño el apodito que algún gracioso le inventó.

3.- Se puede entender que uno o dos jugadores tengan una mala noche y no aparezcan, pero cuando tres o cuatro pasan desapercibidos, algo malo sucede. El “Avión” Ramírez, Ángel Mena y Víctor Dávila corrieron, se esforzaron y trataron, pero sencillamente no pesaron. Solo se salva Joel Campbell, y en menor medida Jean Meneses. El ataque leonés no existió, y sus escasos embates fueron oportunamente contenidos por el arquero Gudiño. Más de un elemento leonés comienza a dar signos de “campeonitis”, aunque se empeñen en negar esta condición. Al respecto, habrá que esperar alguna declaración de Emmanuel Gigliotti, por aquello de que es bueno dando diagnósticos médicos.

4.- Ante Chivas, la defensiva leonesa fue una auténtica pachanga, y terminó derrumbándose tras la expulsión de Tesillo. La zaga esmeralda siempre lució descontrolada en los contragolpes tapatíos, dejando la impresión de que pudo haber hecho algo más en al menos dos de los goles visitantes. Llama la atención el hecho de qué ni Ambriz ni sus zagueros hayan ajustado ante un ataque rojiblanco que desde el primer tiempo daba visos de su intenciones contragolpistas.

5.- El arbitraje de Fernando Guerrero fue nefasto. El central permitió el juego ríspido e ignoró un par de faltas en el área tapatía que bien pudieron señalarse como penales. La “cereza” de su mala actuación fue la injusta expulsión de William Tesillo, al que echó de la cancha por un contacto producto de la inercia de la jugada. Lo de Guerrero no fue un factor que pesara de manera directa en el resultado, pero su pobre desempeño no puede ignorarse.

Twitter @luismiguelgp

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s