Archivo de la etiqueta: MLB

Béisbol: ¿Por qué el “home plate” tiene forma de pentágono?

Por Luis Miguel Guerrero

En el Béisbol, el “home plate” es una losa de goma de cinco lados y tiene dos propósitos. Es la base final que un corredor debe tocar para anotar una carrera; y también lo usa el árbitro o “ampáyer” para determinar el ancho de la zona de strike cuando el lanzador envía la pelota.

Sin embargo, el “plato” no siempre tuvo la forma que conocemos hoy.

Hasta principios del siglo XX, se utilizaba en los partidos cualquier objeto que se tuviera a la mano, y este podía ser de metal, mármol o incluso vidrio. Lo principal era la forma: el home plate tenía que ser circular.

No obstante, esto traía varios problemas, ya que barrerse en esa zona representaba un riesgo físico para el corredor. De tal forma, las piernas raspadas o con cortaduras eran comunes.

No fue sino hasta la década de 1880 cuando se hicieron cambios. La Liga Nacional definió como “plato” en 1885 a una placa de goma o mármol. En 1887, el home plate dejó de ser redondo para transformarse en un cuadrado de 12 por 12 pulgadas, en línea con las otras tres bases.

Entonces, un nuevo problema surgió: era muy complicado para los umpires definir si la bola “atrapaba” o no la esquina en los lanzamientos de los pitchers. Así pues, se encontró como solución el crear un home plate que fuera un cuadrado orientado hacia el frente, para permitir una línea más larga que demarcara la zona de strike, manteniendo el aspecto de diamante en la parte posterior.

Definiéndolo de forma más específica, el plato moderno tiene forma de pentágono, colocado con su punto estrecho orientado directamente hacia la parte trasera. Ese punto estrecho es la punta más baja del “diamante” de béisbol, desde donde se originan las líneas de foul. Para determinar si un lanzamiento está en la zona de strike, las dimensiones del home plate definen el eje horizontal de dicha zona.

Se le atribuye a Robert Keating, ex pitcher, inventor, y dueño de una fábrica de bicicletas, el diseño patentado de la “goma” o plato moderno.

Twitter @luismiguelgp

NO TODO ES FÚTBOL 19/04/20

BÉISBOL EN PELIGRO – Al igual que varias organizaciones deportivas estadounidenses, las Grandes Ligas se han visto seriamente afectadas por la pandemia del coronavirus. Las pérdidas económicas para la Major League Baseball (MLB) son multimillonarias, y se calcula que dos mil millones de dólares en ingresos están en riesgo por el retraso de la temporada 2020.

Una de las principales propuestas para rescatar la temporada es la de jugar en estadios a puerta cerrada, lo cual se traduciría en una pérdida aproximada de 3,200 millones de dólares, que -según los expertos – representan el 30% de las ganancias que Grandes Ligas tuvo en el 2019.

La otra posibilidad, y que luce aún más compleja, es la de que todos los equipos jueguen en Arizona, también a puerta cerrada. Es muy complicado que esta idea prospere, ya que significaría aislar a organizaciones completas (jugadores, entrenadores, directivos, administrativos, y hasta guardias y choferes) para evitar la propagación del COVID-19.

Lo cierto es que, de acuerdo con cálculos y con la petición del propio presidente Donald Trump, la reanudación de las actividades deportivas profesionales en Estados Unidos está programada para finales de agosto o principios de septiembre. Particularmente, el margen de tiempo para Grandes Ligas quedará muy ajustado, y es casi un hecho que presenciaremos la temporada más corta de su era moderna.

Y EN MÉXICO – La situación luce más esperanzadora para la Liga Mexicana de Béisbol. Y es que, a decir de su presidente Horacio de la Vega, existen menos dificultades para hacer ajustes en el calendario: “Podemos iniciar incluso a finales de agosto, principios de septiembre, entonces no estaría en riesgo la temporada”, dijo el mandamás del organismo en días pasados.

Hay que recordar que hace dos años, la liga experimentó con dos torneos en la misma temporada, iniciando el segundo certamen en julio de 2018. De tal forma, y descartando ya el calendario de 102 partidos, la propuesta de 51 juegos parece ser la más viable para rescatar el certamen de béisbol doméstico de este año.

Twitter @luismiguelgp

Béisbol: ¿Por qué los partidos se juegan a nueve entradas?

Por Luis Miguel Guerrero

En sus orígenes, el deporte de Béisbol no solo era un juego sin límite de tiempo sino también sin limite de innings o entradas.

La victoria era determinada cuando uno de los dos equipos alcanzaba primero la cantidad de 21 “ases” (que después fueron llamados “carreras”).

Originalmente, esa regla no representaba un problema, ya que los “ases” se conseguían de forma muy sencilla, y en la década de 1840 los partidos terminaban -en promedio- en el sexto inning.

La preocupación creció a medida que la habilidad de los beisbolistas mejoró, y las carreras ya no eran anotadas de forma simple. Entonces los juegos se alargaron y la oscuridad de la noche los interrumpía.

Hasta antes de 1856, los partidos eran jugados con equipos de siete o nueve elementos, por lo que -para evitar esos maratónicos encuentros- se sugirió que el número de jugadores dictara el número de entradas a disputarse.

Todo esto quedó definido en la reunión de ese año, convocada por Alexander Cartwright, fundador de los Knickerbockers de Nueva York, en donde se definieron las primeras reglas unificadas de este deporte estadounidense.

De tal forma, ahí se acordó que en lo sucesivo, los equipos estarían conformados por nueve peloteros, y por ende, los partidos se jugarían a nueve innings.

En la actualidad, los partidos de doble cartelera se juegan a siete entradas. De igual manera, algunas ligas -como la mexicana- han acordado jugar algunos partidos a solo siete innings para optimizar el tiempo.