Archivo de la etiqueta: Apertura 2022

La derrota del León ante Mazatlán en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Cuando un equipo recibe tres goles al arranque de un partido, muy poco se puede hacer para revertir el daño. Las reacciones heroicas -como la que de dio ante Pumas- son muy raras, y el León no puede vivir esperanzado a ellas, basado en la “idea ofensiva” del entrenador. Tres anotaciones en menos de 20 minutos habla del pésimo trabajo que tanto director técnico como jugadores vienen realizando en las últimas semanas. De la noche a la mañana, La Fiera de Renato Paiva, ese León que tan esperanzador lucía al arranque del torneo, se descompuso de fea manera. Y se descompuso en buena medida por la falta de visión del entrenador, por su terquedad, y por la falta de humildad para reconocer sus errores. Sin hacer los ajustes necesarios, Paiva insistió en repetir el cuadro que fue humillado ante Monterrey, minimizando al Mazatlán. Y pagó muy caro el no haber corregido los fallos que ocasionaron la goleada en tierras regias, porque la escuadra mazatleca casi le repite la dosis. Con jugadores desubicados y tibios a la hora de marcar, el León es un desastre en su parte baja, y por si fuera poco, también ha dejado de ser efectivo al frente. En pocas palabras, La Fiera vive una crisis que puede agravarse si no se toman las medidas pertinentes. Las luces de alerta se han encendido, y si el portugués no ajusta, y si sus jugadores no cambian la actitud, en Torreón o en Pachuca podrían darse más goleadas escandalosas. Esperemos que eso no suceda. 

2.- El mal trabajo del equipo esmeralda atrás, ha traído como consecuencia que jugadores como Barreiro, Bellón o Rodríguez sean evidenciados. Los defensivos leoneses se volvieron timoratos a la hora de marcar, y parecen haber olvidado aquello de “meter la pierna”. Paiva insiste en jugar con línea de cuatro, mandando a Byron Castillo al ataque, cuando está claro que el ecuatoriano no es un buen carrilero. En la segunda parte, y con su cuadro vapuleado por el Mazatlán en el primer tiempo, el luso finalmente cambió a linea de tres, pero el daño ya estaba hecho. No se entiende por qué no tomó esa decisión antes, y son esas reacciones tardías las terminan por perjudicar al equipo. Los ingresos de Celestine y Moreno le trajeron mayor estabilidad al sector defensivo leonés, que con un Mazatlán replegado en la parte complementaria, tuvo mayor tranquilidad. Pero no nos engañemos: tanto Santos como Pachuca serán rivales más complicados que los “Cañoneros”, y si Paiva no decide con urgencia lo que quiere para su zaga, podríamos ver un par de humillaciones más para La Fiera.

3.- El conjunto esmeralda se volvió chato, y ha dejado de producir al frente. De nada sirve el discurso del técnico vanagloriando su “estilo ofensivo” y el “ADN” de los jugadores. El León se volvió predecible a la hora de atacar, y abusa de los pelotazos “a la olla” desde los costados. No hay más: no vemos disparos de larga distancia, triangulaciones, contrataques a velocidad, ni jugadas de pizarrón. Es un León sin variantes. Victor Dávila continúa viéndose incómodo en sus nueva labores, mientras que Di Yorio cada vez tiene menos oportunidades frente al marco contrario. Igual de preocupante es el caso de Ángel Mena, quien acusa una terrible baja de nivel, y que a pesar de tener una lesión seria, sigue siendo tomado en cuenta como titular por el terco entrenador. Los Verdes han anotado un solo gol en los últimos 180 minutos, evidenciando falta de contundencia y pocas variantes a la hora de atacar. Para un cuadro cuyo técnico pregona una forma de juego ofensiva, una anotación es muy poca cosa.

4.- Aunque corrió con fortuna en el autogol tempranero, hay que reconocerle a Mazatlán su entrega, y su capacidad para aprovechar las carencias del rival. Los Cañoneros resolvieron el partido al minuto 17, y tuvieron incluso para ampliar la ventaja. La escuadra morada tiene en Nicolás Benedetti a un hombre desequilibrante al frente, bien respaldado en la media por Intriago y Bello. En la segunda mitad, y con la amplia ventaja en el marcador, Gabriel Caballero le gana la partida a Paiva replegando a su escuadra, y a pesar de no contar con una defensiva sólida, supo darles orden haciendo cambios oportunos para reforzarla, con los ingresos de Padilla y Meré. León se ahogó en un mar de intentos, y el orden defensivo mostrado por los sinaloenses bastó para nulificar el desordenado ataque verdiblanco.

5.- Cegado por su terquedad, Paiva no se da cuenta de que Luis Montes no está para iniciar los encuentros, y que el histórico jugador leonés ya no tiene la capacidad física para dirigir un medio campo que exige dinamismo. “El Chapo” fue un excelente relevo en los primeros partidos, pero algo hizo cambiar de opinión al entrenador. De igual manera, el técnico ubica a Campbell -quien ha sido de los mejores hombres leoneses en el torneo- en funciones en las que no puede explotar su potencial. Fidel Ambriz, probablemente contagiado por el mal momento del equipo, ha dejado de pesar como escudo. La media cancha leonesa recupera pocos balones y genera escaso futbol al frente, y ahí inician los problemas al ataque. Nos enfocamos mucho en la mala conformación del cuadro bajo esmeralda, pero su media también genera dudas, y requiere de un urgente remiendo por parte del director técnico.

Twitter @luismiguelgp 

10 cosas que debes saber del León-Mazatlán

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Mazatlán FC es parte del grupo de equipos que mediante la compra de franquicia han aparecido en la Primera División mexicana sin haber participado en categorías inferiores. Dicha lista la integran Atlético Español, Deportivo Neza, Tampico-Madero, Ángeles de Puebla, Colibríes de Morelos y Jaguares de Chiapas.

2.- De acuerdo con las redes sociales de la escuadra mazatleca, el color morado utilizado por este club “representa el amanecer en Mazatlán, pues los primeros rayos del sol son un sello inconfundible de su estado y lo cual se observa desde su imponente estadio”.

3.- Mazatlán FC forma parte de la corta lista de equipos profesionales sinaloenses que se han enfrentado al León, misma que complementan Dorados de Sinaloa y Tigres Los Mochis.

4.- Cuatro veces se han enfrentado estos dos conjuntos: en el Apertura 2020, con victoria de los Verdes 2-1 (02/10/20), en el Clausura 2021 con triunfo 4-3 para los sinaloenses (20/10/20) en Mazatlán; en el Apertura 2021, en el que La Fiera derrotó a los mazatlecos 2-1 (14/08/21); y en el Clausura 2022, con triunfo para los leoneses 1-2 (20/03/22).

5.- Debido a la corta existencia del Mazatlán, en las plantillas actuales de ambas escuadras no existe ningún jugador que haya vestido ambas camisetas.

6.- El estadio de Mazatlán tuvo un costo de 652 millones de pesos y fue inaugurado el 27 de julio de 2020. Tiene una capacidad para 25 mil aficionados. Se le apoda “El Kraken” en referencia al ser de la mitología escandinava, que era descrito como un calamar gigante.

7.- Lucas Di Yorio es el mejor goleador del León con cuatro dianas. Con dos anotaciones, Eduard Bello es el mejor artillero de los mazatlecos en el certamen.

8.- Para este duelo, León parte como favorito en los momios con -143, mientras que Mazatlán va por la sorpresa con +425. El empate entre ambos está señalado como poco probable, con +295.

9.- La Fiera arriba a esta cita como lugar número 9 de la tabla general, con 9 unidades. En su casa, los Verdes suman un triunfo, un empate, y una derrota.

10.- Los Cañoneros llegan a este compromiso como decimosextos de la general, acumulando 6 puntos. Fuera del “Kraken”, los sinaloenese suman dos empates y una derrota.

Twitter @luimiguelgp

La derrota del León ante Monterrey en cinco puntos

Por Luis Miguel Guerrero

1.- Así como hay juegos heroicos que no se olvidan -como esos ante Pumas y América, en esta temporada-, hay papelones -como el del sábado ante La Pandilla- que tampoco serán fáciles de borrar de la memoria colectiva verdiblanca. León sufrió una humillante goleada en tierras regias, y Renato Paiva recibió un duro golpe de realidad: ni su equipo ni su sistema están, por ahora, para competirle a cuadros contendientes al título. Bien lo afirmó el portugués en días pasados: “Ni cuando ganas está todo bien ni cuando pierdes está todo mal”, pero está claro que la derrota ante los Regios deja mucho para el autoanálisis. El sistema de Paiva exhibió sus defectos defensivos ante una ofensiva que -gracias a Vucetich- hizo la tarea y estudió al rival. Las avenidas dejadas por los laterales esmeraldas y los balones perdidos en media cancha, fueron el caldo de cultivo perfecto para que el ataque rayado -y en especial Arturo González- explotara y se luciera ante su afición. Aunado a lo anterior, la falta de contundencia de la delantera leonesa, la desesperación de varios jugadores verdiblancos, y la buena actuación del arquero Cárdenas, se combinaron para que esta vez, a diferencia del juego ante Pumas, no hubiera reacción. La dolorosa vapuleada ante Rayados deberá servir como un punto de inflexión para que Paiva y sus jugadores corrijan lo que deben corregir. Al luso se le agradece su vocación ofensiva, “es este estilo ofensivo que ha permitido triunfos como el partido pasado; es nuestra idea de juego”, dijo después de la derrota en Monterrey. Pero Paiva debería saber que en el futbol moderno no puede haber absolutos: si “se monta en su macho” y se empecina en no ajustar y seguir con “su estilo”, tal vez existan más remontadas, pero esta no será la última goleada en contra que veamos en el torneo.

2.- Llama la atención el descontrol defensivo de los Verdes desde que inició el encuentro en el BBVA. La ofensiva regia, de la mano de González y Berterame, se encargó de generar constantes jugadas de peligro sobre la meta leonesa, aprovechando las deficiencias de los laterales, y la desubicación de los centrales Barreiro y Bellón. Rodríguez y Castillo se suman bien al frente -Byron anota un gran gol-, pero batallan al momento de regresar a defender, y la zaga leonesa, mal apoyada por el contención, hizo el ridículo ante las constantes descolgadas de los locales. Peor aún, resulta inexplicable que Paiva no haya hecho ningún ajuste en la primera mitad, cuando Monterrey “les apedreaba el rancho”, y el marcador ya estaba 3-0. El penal regalado por Osvaldo en el segundo tiempo, y los dos tantos que cerraron la goleada, fueron sinónimo no solo del desánimo en el equipo tras el desastroso primer tiempo, sino también de las tardías correcciones ordenadas por el entrenador.

3.- Unas de cal y otras de arena. La contundencia en el León va y viene, y cuando se tiene una delantera tan irregular, los resultados van a variar en cada jornada. Lucas Di Yorio sigue enemistado con el gol, y aunque busca y batalla adelante, pareciera que la desesperación se empieza a apoderar del argentino. Victor Dávila -que generó al menos dos llegadas importantes sobre la cabaña regia- también luce descontrolado, y no termina de acoplarse a su nueva función en el campo, ya no como único eje de ataque. Ángel Mena es otro claro ejemplo de irregularidad, y en Monterrey pasó desapercibido. Los ingresos de  Moreno, Alvarado y Hernández -justo en el minuto 80- fueron tardíos y muy poco pudieron hacer. El ataque leonés necesita variantes, saber adaptarse al rival en turno, y a las circunstancias de cada partido. Si se sigue jugando con el manual en la mano, haciendo solo lo mismo, las fallas frente al marco rival y el lucimiento de los arqueros contrarios seguirán siendo parte de la realidad verdiblanca.

4.- Joel Campbell y Rodolfo Cota continúan siendo de lo más rescatable de la escuadra esmeralda en el certamen. El tico parece adaptado al sistema de Paiva, y está convirtiéndose en un volante importante, que no solo intenta generar al frente, sino que también sabe sacrificarse al momento de recuperar y cubrir el balón. Cota sigue dando esa dosis de experiencia bajo los tres palos, y con sus oportunas intervenciones constantemente ayuda a corregir las pifias de la irregular zaga leonesa. En Monterrey no hubo sexto gol porque Rodolfo ataja un penal, y tuvo un par de buenas atajadas. Ambos elementos merecen las palmas del aficionado leonés, porque aún en medio del caos, constantemente sacan la casta por el resto del equipo.

5.- Pasan los años, y aunque algunos afirman que su momento ya pasó, Víctor Manuel Vucetich sigue demostrando que es un gran director técnico. Cual viejo lobo de mar, “Vuce” le ganó la totalmente la partida al novato Paiva. El estudio del rival y el saber explotar sus deficiencias, son características que el “Rey Midas” manifestó en el juego ante León. Las descolgadas a velocidad, tomando mal parada a la defensiva leonesa una y otra vez, no son sino el reflejo del trabajo que durante la semana realizó el técnico rayado pensando en su rival. El orden defensivo que muestran elementos como Moreno, Vegas y Medina, bastó para maniatar durante toda la primera parte a desorganizado ataque leonés. Cierto, Monterrey tiene una gran plantilla, pero esta de poco serviría si no tuviera un técnico de la categoría de Vucetich. Ojalá que Renato Paiva y su “ADN ofensivo” pudieran aprenderle un poco a Víctor Manuel.

Twitter @luismiguelgp