Archivo de la etiqueta: WADA

NO TODO ES FUTBOL 17/12/16

isinbayeva

CACERÍA DE BRUJAS – La guerra entre el deporte ruso y la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) está lejos de terminar. Yelena Isinbayeba, ex pertiguista y ahora presidenta del consejo de vigilancia de la Agencia Antidopaje de Rusia (Rusada), ha mostrado buena voluntad al declarar que “Rusia está ‘gangrenada’ por el dopaje”, pero también ha sido clara al señalar que “centrar las investigaciones en un solo país es un acto político”. Y tal vez tenga razón.

Recordemos que a mediados de este año, la WADA recomendó la suspensión del deporte ruso previo a los Juegos Olímpicos de Río, luego de destaparse un escándalo mayúsculo de dopaje sistemático en los Juegos de Sochi. A pesar de ello, el COI se rehusó a suspender a toda la delegación rusa, dejando en las federaciones deportivas el derecho a determinar quién podría representar a ese país. Con todo y la suspensión parcial, Rusia consiguió 19 medallas de oro y ocupó cuarta posición del medallero en Brasil.

La pregunta es ¿Es Rusia el único país con problemas de dopaje en sus atletas? ¿Potencias como Estados Unidos y China están libres de ello? Le corresponderá a Isinbayeva y a las autoridades rusas limpiar el nombre de su deporte; pero también esperemos que la WADA persiga por igual el dopaje en otras naciones.

united-center

BUENAS ASISTENCIAS – La semana pasada hablábamos de los mejores promedios de asistencia en los estadios de la NFL, con algunas sorpresas. La cosa no es menos sorpresiva en la NBA, en donde las mejores entradas de este 2016 se han dado en el United Center, casa de los Bulls de Chicago. En ese recinto, se promedian 21,592 aficionados por partido. El segundo puesto le corresponde a la casa del campeón Cleveland, a la que asisten en promedio 20,562 personas en cada juego. La mayor revelación es la del Air Canada Centre, hogar de los Raptors de Toronto, en donde en promedio se dan cita 19,889 almas en cada encuentro. Knicks, Heat y Warriors ocupan los lugares del 4 al 6. Como llamada de alerta a la liga, las peores entradas se dan en Denver y Minneapolis, lugares en los que Nuggets y Timberwolves promedian 13, 691 y 13, 651 personas, respectivamente, en cada partido.

Twitter @luismiguelgp

NO TODO ES FUTBOL 23/07/16

A1-47987871[1]-kES--620x349@abc

VIEJAS TRAMPAS, MISMOS PROTAGONISTAS – El dopaje de atletas de alto rendimiento era una práctica común en los países socialistas durante la llamada “Guerra Fría”. Sometidos a experimentos con diversas sustancias creadas para mejorar el desempeño al competir; atletas soviéticos, alemanes orientales, búlgaros, rumanos, y de varios países más, triunfaron en diferentes eventos deportivos durante varias décadas, sin recibir sanción alguna.

El objetivo era claro: llevar la política al deporte, para que, mediante la victoria de esos deportistas, se demostrara que el régimen comunista “era el mejor”. La “Cortina de Hierro” cayó, pero esas costumbres no quedaron en el pasado, y al parecer, los dirigentes del deporte ruso no las olvidaron. En pleno nacimiento de una nueva “Guerra Fría” –según dicen los expertos-, que tiene al presidente Vladimir Putin como protagonista; los rusos han recurrido a las trampas del ayer para demostrar que su país puede volver a ser la potencia de antaño, cuando lideraba a la Unión Soviética.

El Informe McLaren ha destapado la apestosa cloaca creada por las autoridades rusas, misma que incluye al Ministerio de Deportes, la Agencia Rusa Antidopaje (Rusada) y al Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB). Según dicho informe, estos organismos han manipulado durante años los resultados en las pruebas antidopaje de sus atletas. La respuesta del COI ha sido contundente, y por lo pronto, a los atletas rusos de pista y campo se les ha prohibido participar en los Juegos Olímpicos de Río.

¿Qué repercusiones tendrá ésto en lo deportivo para la próxima Justa Olímpica? ¿Qué pasará en el terreno político? ¿Estamos ante una nueva era de boicots deportivos, tal y como ocurrió en la década de los 80?

Y aunque los rusos claman inocencia (la pertiguista Yelena Isinbayeba declaró que “los quieren enterrar por miedo”), la cloaca recién destapada parece estar llena de inmundicia.

EL DATO – La Agencia Mundial Antidopaje (WADA) encargó hace varias semanas al abogado Richard McLaren que investigara el presunto dopaje masivo de Rusia durante los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. McLaren es profesor de leyes en la Western University de Canadá, y tiene una especialidad en legislatura deportiva. En el 2007, también participó en una investigación sobre el uso sustancias prohibidas en Grandes Ligas.

Twitter @luismiguelgp

NO TODO ES FUTBOL 09/08/12

WADA_03NO ES TAN FÁCIL – La Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés), que es el organismo que promueve, monitoriza y coordina la lucha contra el dopaje en el deporte, es muy clara con el tema del clembuterol: Este seguirá siendo considerado una sustancia prohibida. Ante los sucesos recientes en el futbol mexicano, resulta increíble escuchar las voces de algunos “expertos” que sugieren que este organismo haga una excepción con México, “porque al fin y al cabo, aquí toda la carne tiene clembuterol”. La cosa no es tan simple. Esta sustancia, utilizada como anabolizante y broncodilatador por algunos deportistas, no puede ser ignorada solo porque un país o región tiene deficientes controles en sus alimentos. Su prohibición tiene que ser pareja, y debe ser efectiva en todas partes. En lugar de sugerir cosas tontas, el asunto debe ser tratado de fondo. Es preocupante que en nuestro país, tanto usted como yo estemos consumiendo una sustancia que, a la larga, puede traer consecuencias nocivas para nuestra salud. Y lo peor de todo, es que las autoridades correspondientes se hagan de la vista gorda, e incluso tengan la desfachatez de negar todo. El asunto del clembuterol en la carne mexicana no es un tema exclusivo del futbol, ni de tal o cual deporte, es un tema de salud nacional. Urgen acciones al respecto.

CALLADITO SE VE MÁS BONITO – Hay ocasiones en las que es mejor cerrar la boca, y eso sería lo mejor en este momento para Manny Pacquiao. Mal se vio quien fuera hasta hace algunos años el mejor libra por libra en el mundo del boxeo, al declarar -en días pasados- que el nocaut propinado por Juan Manuel Márquez fue “un golpe de suerte”. El filipino pierde clase con este tipo de declaraciones, y queda -como se dice en términos coloquiales-  como un auténtico “ardido”. Pacquiao está en la recta final de su carrera, y necesita tener firmadas un par de peleas importantes, antes de su retiro definitivo. Su batalla ante el texano Brandon Ríos, el 23 de noviembre, no luce tan atractiva para el público hasta el momento, por lo que el tagalo ha optado por abrir de más la boca, intentando volver a encender la mecha con Márquez. Estrategia equivocada, para alguien que no requiere ese tipo de publicidad.

Twitter @luismiguelgp